No sólo de Zalo Reyes y cebolla sabe Conchalí, también hay otros gorriones en esa comuna. Como Denst, un graffitero que ha usado los muros de la capital como la mayor vitrina de su obra y que ahora tiene un nuevo lienzo: la música. El 22 de diciembre lanzará El Hombre Ilustrado, su elepé debut y la extensión de un ímpetu creativo que no se cansa. Un regalo navideño cargado de color.

Integrantes: Jean Pierre Dinamarca
Ciudad de origen: Santiago de Chile
Ocupaciones: Diseñador gráfico, artista visual, fotógrafo, graffitero, ilustrador, productor musical, MC, monitor de talleres, audiovisualista, poeta e imitador.
Estudios Musicales: Autodidacta.
Otros proyectos: Fat Cap Wars (junto al español Andrés Caramalo).
Discos editados: Encuentros Con Nadie (Maqueta, 2004), ElhombremanosdeAerosoles (Demo, 2005), Del Micro al Muro (EP, 2006), El Hombre Ilustrado (22 de diciembre de 2009)
Web: http://denst1.com/
MySpace: www.myspace.com/thedenst

Una historia por cada tatuaje. “El hombre ilustrado” (1951), de Ray Bradbury, es uno de los momentos más sobrecogedores de la ciencia ficción y, para fortuna de algunos escolares, aparece en varios textos de lenguaje como lectura obligatoria. Fue ahí cuando Jean Pierre Dinamarca lo descubrió. En ese tiempo, era un niño interesado en el dibujo, influenciado por un tío que hacía muralismo. Los años lo transformaron en una herramienta del hip-hop, un artista tan amplio como los del Renacimiento, preocupado de la forma y el fondo. Reinventado como Denst, el joven nacido en Conchalí hizo escuela en la calle y ahora es uno de los graffiteros más reconocidos de la capital. A fines de diciembre, lanzará El Hombre Ilustrado, su primer largaduración. Cualquier parecido con la realidad no tiene un pelo de coincidencia.

En el universo de este estudiante de artes visuales y fotografía, todas las disciplinas son inclusivas. Para entender su bagaje como MC, hay que comprender su trabajo con el aerosol y viceversa. La zona norte de Santiago fue su primer lienzo, a fines de los noventas, y fue cosa de tiempo para que lo expandiera. “Me iba a la vida. Tomaba una micro, en cualquier dirección, y esperaba llegar lo más lejos posible. Me bajaba solo y empezaba a pintar: así conocí a ene gente de la que me hice amigo y terminamos armando grupos”, recuerda Denst. Sus ganas de explorar también se manifestaban en los hábitos auditivos que cultivaba. “Escuchaba otras cosas, aparte de hip-hop. Me gustaba Led Zeppelin, Guns N’ Roses, Faith No More y Metallica. También harto jazz y música clásica. Después me hice adicto al funk. Soy muy curioso, si cacho algo que me llama la atención, pregunto al tiro qué es y me lo consigo”, afirma.

El micrófono vendría poco después de las latas de spray, pero las primeras incursiones de Denst como MC fueron guardadas bajo siete llaves, hasta que él lo consideró oportuno. “Estaba disconforme, mantuve mis primeros demos ultra ocultos porque no me gustaban. El 2003 recién mostré unas grabaciones que hice con amigos, como Aerstame de Movimiento Original o la Myzty-K de Mamma Soul”, cuenta. Al año después, editó una maqueta que fue sucedida por varias más, hasta que en 2006 apareció Del Micro al Muro, un EP de siete canciones que fue bien recibido por los ávidos consumidores de rap de los capitalinos centros comerciales Portal Lyon y el Eurocentro, pero que también sirvió como el espaldarazo para ir al siguiente nivel: un álbum con todas las de la ley.

Lo estoy planeando desde que salió mi anterior trabajo. Estuve escribiendo y tirando ideas. Empecé a concretar todo cuando terminé de armar mi estudio. Tengo gran parte avanzada, habrá videos, un documental y fotografías. Será muy audiovisual”, adelanta sobre la placa, cuya inexcusable aparición será el 22 de diciembre. “Trabajo de manera muy metódica. Si el disco no sale en la fecha que dije, les doy derecho a pegarme”, bromea. Con una flamante interfaz Mbox al lado del armario de su pieza, Jean Pierre ha dado forma a El Hombre Ilustrado, conciente de que la logística está a su favor. “Para grabar hip-hop no necesitas tanta infraestructura. Lo preciso, no más: micrófono, tarjeta de sonido, mesa de sonido y estai al otro lado”, asegura tranquilo, sabiendo que la posterior masterización pulirá el resultado final.

Denst aparece en el mapa como uno de los raperos emergentes más prometedores. “Mis letras tratan muchos asuntos. Hay canciones que hablan del arte mismo, con mucha crítica, siempre constructiva. También hay temas muy humanos, como decir ‘date cuenta de cómo está la sociedad, trata de ver cómo se manosean y tergiversan las creencias de las personas, para confundirlas’. Incluso hay una letra que es como un trabalenguas en donde nombro a varios graffiteros chilenos”, augura. Una de sus principales fortalezas es su prestigio, hecho a mano en las paredes de la urbe y en el circuito de tocatas. “Todos los chiquillos están apañando”, dice contento, refiriéndose al batallón de nombres que lo acompañarán en su debut. Personajes connotados entre los que se cuentan a DJ Caso, los beatmakers Frainstrumentos y Crasek, y las rimas de Movimiento Original y el malagueño Andrés Caramalo. Con este último, colabora en “La vida”, el primer adelanto del álbum, cuyo video (animado cuadro por cuadro por Dinamarca) es una carta de presentación de la inapelable categoría que el MC ha alcanzado. Imágenes filosóficas y un sonido casi tribal, pero nunca trivial.

Video: Andrés Caramalo con denst – “La vida”