Kevin Failure, el hombre fuerte tras Pink Reason, habla sin tapujos de las dificultades de ser una banda en Nueva York, de como los viajes han cambiado su vida y lo que ha visto de la escena chilena durante su estadía en nuestro país.

Integrante: Kevin Failure
Ciudad de Origen: Greenbay, Wisconsin.

¿Cuán importante es el sonido lo-fi para Pink Reason?
No creo que sea esencial para lo que hago, es principalmente un problema de recursos. Debo usar los recursos que tengo a mano.

¿Crees que este estilo te ayudó a entrar a la escena musical de Nueva York (NY)?
Haciendo música lo-fi fue difícil lograr aceptación, por seis años toque bajo en ese estilo hasta poder sacar mi primer 7″. En esa época solo le iba bien a las bandas de garage. Con unos amigos comenzamos a lanzar discos lo-fi, y siento que muchas bandas de la escena robaron nuestra idea, comercializándola. Y al llegar a NY tuve problemas nuevamente ya que ser una banda local hizo que la gente perdiera interés.

¿Cómo lograste finalmente que algún sello editara tu disco?
Después de seis años finalmente lo saqué yo mismo. Luego lo envié a Slitbreeze Records, que sólo tenía un disco de Times New Viking. Estuvieron muy interesados en mi música y decidieron ficharme. Para muy fue muy importante ya que en ese momento a nadie le interesaba lanzar mi disco (Cleaning the Mirror, 2007).

¿Consideras la política un aspecto importante de Pink Reason? Como por ejemplo, la canción ‘Borrowed times’.
‘Borrowed times’ es una canción política, pero no intencionalmente. Creo que Pink Reason es extremadamente político pero en una forma muy sutil. Eso no se refleja en las letras, pero si en mi manera de trabajar. Es más implícito que explícito.

¿Sientes que la política es importante para las bandas de tu escena musical?
No creo que ninguna de las bandas tenga esa mentalidad. No me gusta hablar mal de gente que considero mis amigos, pero la mayoría son de familias muy adineradas. Ellos lo hacen porque está de moda. Bandas como Pink Reason muchas veces no pueden seguir adelante ya que no podemos costear cosas como lugares para ensayar, y las bandas lo-fi de NY tienen éxito porque tienen el dinero. Pueden comprar equipos para hacer las grabaciones ellos mismos, y muchas veces compran equipos para sonar como mierda intencionalmente (risas).

¿Hay bandas que conozcas que debamos escuchar?
En Wisconsin hay muchas bandas excelentes como Hue Blanc’s Joyless Ones. Ellos son personas que tienen esposas e hijos pero aún así hacen excelente música. También hay otras bandas como Jaguar y Aluminum Knot Eye. Todos ellos hacen cosas muy innovadoras pero no tienen una buena situación económica, lo que les impide hacer giras.

¿Podrías comparar la escena de la que vienes con lo que has visto en Santiago?
Creo que hay paralelos como por ejemplo en La Banda’s. Ellos hacen algo de la misma línea de Pink Reason, especialmente porque se basan en la improvisación y no tanto en un modelo de cantautor. Aunque la música no sea tan parecida, me parece que la estética y las herramientas son muy similares.

¿Ha habido otras bandas o lugares que te hayan atraído de la escena local?
Me gusta mucho Estudio Elefante, ya que me recuerda a los lugares donde toco en Nueva York. Bar Loreto es un gran lugar, y están intentando de hacer algo bueno obviamente porque es un negocio y el dinero juega un rol fundamental. Esto es opuesto a Estudio Elefante, y precisamente lo que lo hace tan interesante. También hay lugares como Matucana 100, en donde el sonido es increíble y muy inusual ya que tiene un ambiente muy académico y serio.

Has mencionado a Rusia en otras ocasiones. ¿Es este un país importante para ti y tu música?
Haber vivido en Rusia durante mi adolescencia al comienzo de los 90s fue lo más importante que me ha sucedido. Cambió mi vida en todos los aspectos posibles. Cuando fui a Rusia era muy joven. En Estados Unidos era un alienígena, tenía muy pocos amigos y solía ser golpeado todo el tiempo. Cuando fui a Rusia también me enfrenté a la violencia, pero en Norteamérica eran mis compañeros los que me pegaban ya que me consideraban raro solo porque tenía pelo largo y escuchaba punk rock y heavy metal. Pero cuando me fui a Rusia enfrenté situaciones donde me veía apuntado por pistolas, y a partir de eso haber sido golpeado ya no tenía importancia. Me fui de América como una persona débil y volví mucho más fuerte. También cambió mi gusto en la música. Todo acerca de mi cambió al vivir en Rusia.

¿Cómo te sientes al venir a un lugar como Sudamérica y obtener respeto por ser un artista “gringo” de Nueva York?
Creo que como he viajado mucho espero parecer más que “otro gringo” de NY. Pero para mí es imposible saberlo ya que la gente que he conocido acá es genial y he hecho muchos buenos amigos. Pero de todas maneras solo puedo experimentar esto como un gringo. Y a pesar de eso, no me siento así en absoluto. Si no fuera por mi música nunca habría tenido la oportunidad de haber vivido esta experiencia. Estoy completamente atónito de que mi trabajo haya generado esta oportunidad, especialmente porque muchas veces he dudado sobre mí mismo al estar rodeado de personas que tienen mejor herramientas y recursos que yo. Siento mucha gratitud por todo esto.

¿Ves esto como una razón más para seguir trabajando?

Sí. Mi motivación para hacer música –aparte de ser una necesidad como cagar o masturbarse- es algo que no puedo describir. En este punto, Pink Reason es una herramienta para seguir viviendo experiencias y poder viajar. Si no fuera por Pink Reason estaría muerto o trabajando en una fábrica. No crecí con muchas opciones, salí del colegio cuando tenía 15 años y mis padres no tenían dinero para mandarme a la universidad. Esto es todo lo que tengo. ¿Cuánta gente ha podido viajar a Chile haciendo algo que les gusta? Este viaje se pagó solo, vine solo con 5 dólares en mi bolsillo y he sobrevivido de pan con palta (risas).