Con motivo de la visita de The Sea and Cake este domingo en Amanda, reciclamos una entrevista a Sam Prekop, voz y guitarra de la banda, realizada el verano del 2003.

Fue el punto alto del fallido festival de Nuevas Tendencias de febrero pasado. Apenas armado de una guitarra evocó buena parte de su disco solista así como algunos de sus éxitos -o temas más conocidos, a decir verdad- de The Sea and Cake a una audiencia ensimismada con su voz.

La siguiente conversación fue registrada al día siguiente, una soleada tarde de verano en el balcón de un departamento cercano al parque Bustamante. Mientras McEntire visitaba a un folclorista junto a dos amigos locales, Mark Eitzel salía a caminar por los alrededores con algunas copas de más en el cuerpo, Sam Prekop se dispuso a conversar con s45.

¿Qué piensas de tu último disco con The The Sea and Cake?

Creo que nos salió muy bien. Tratamos de hacer algo diferente del disco anterior.

¿Les tomó más tiempo?

Mmm, creo que no más de lo usual. Nos tomó dos meses componer, un par de semanas para trabajar en las tomas básicas y de ahí me llevé los temas para ver las letras y los arreglos vocales. De ahí los mezclamos y eso nos tomó un mes y medio más.

Mucha gente cree que The The Sea and Cakeno es un banda real, más bien un proyecto paralelo de quienes tocan en ella. ¿Es eso verdad?

No, es una banda. Nos damos un tiempo ocasionalmente para realizar otros proyectos.

Lo digo porque realizan hartos proyectos entre sus albums.

No tantos si hablamos musicalmente. Claro, está mi disco solista y, por supuesto, me gustaría sacar otro. Pero durante todo este tiempo siempre ha sido prioritario The Sea and Cake.

¿Y para los otros miembros de The Sea and Cake?

Archer Prewitt ha editado tres discos entre nuestras giras y grabaciones… Por supuesto, no es lo único que hacemos, pero pienso que es una banda importante para nosotros.

¿Crees que The The Sea and Cake es una banda de POP?

Si, básicamente… sí

Generalmente se dice que ustedes son experimentales o post rock, ¿qué te parece eso?

¿En serio? Creo que lidiamos con algunas de esas experimentaciones, pero es básicamente música agradable, música pop. Si nos comparas con la música que se escucha actualmente podemos sonar más raros, quizás un poco subversivos y extraños de lo que parecemos. Pero no buscamos ser difíciles o experimentales. Es el conjunto de ideas que están bajo una estructura de canción pop.

Bueno, tampoco son como el pop mainstream…

Creo que estamos en la tradición de las bandas de artísticas universitarias que hacen pop. Como Talking Heads, aunque nunca me sentí influido por ellos… pero creo que formamos parte de esa tradición.

En que estas en tu carrera en solitario. ¿Cuales son tus planes?

Me gustaría hacer un nuevo disco, pero el tema es que The Sea and Cake suena como una verdadera banda y el disco en solitario, aunque fue realizado con otra gente, sonó parecido. En este momento The Sea and Cake llena mis expectativas al escribir música. No es que haya editado mi disco porque la banda me asfixiaba o algo por el estilo…

¿Entonces por qué editaste un disco en solitario?

En ese tiempo nos dimos un break para realizar otras cosas. Fue una buena idea para aprovechar el tiempo libre.

¿Como se te ocurrió la idea de trabajar con Jim O’Rourke?

Porque es un fan de nosotros… Me lo encontré una vez en la tienda de discos Reckless de Chicago. Conversamos un rato, me dijo que le encantaba The fawn y haber participado en el EP de remezclas Two gentlemen. También le comenté que me gustaban sus trabajos. Tiempo después, cuando hice mis temas, le pregunté si le interesaba y me dijo que claro.

Una de las cosas que más me gusta de tu álbum solista son los arreglos de cuerda. Son hermosos.

Sí, Jim hizo un buen trabajo, aunque en algunos colaboramos. Pero como él era experto en el tema dejé que hiciera su trabajo.

¿Cómo esta la escena en Chicago? ¿Crees que esté tan activa como hace dos años atrás?

Creo que en Chicago, los medios… bueno no podría hablarte de la gente, están siendo muy autorreferentes acerca del post rock , Tortoise y The Sea and Cake… no podría hablarte de nuevas bandas.

¿Crees que a finales de los noventas se produjo una especie de hype con la ciudad? Todas las “bandas innovadoras” eran de Chicago…

Creo que se volvió en algo demasiado fácil de escribir. Cuando los críticos escuchaban algo que sonaba parecido lo comparaban inmediatamente al movimiento. En todo caso fue algo muy bueno para nosotros porque nunca nos sentimos post roqueros. Me da lo mismo el término.

John Mc Entire estaba medio enojado con el termino post rock.

Tal vez… Para mí el concepto es tan amplio. El problema surge cuando te dejan clasificado de post rock, porque ahora nadie quiere escuchar del término. Sin embargo, tuvimos suerte porque la etiqueta ya no se nos sigue aplicando. Hemos tenido la oportunidad de darnos ha conocer por lo que somos.

Sabes si existe algún tipo de relación entre las nuevas bandas y la generación de ustedes de Chicago.

La verdad, no lo sé. Creo que John es el más indicado de decírtelo, porque conoce más gente al ser dueño de un estudio y trabajar como productor. Nunca me sentí tan “colaborador” como se tildaba a la gente de Chicago. A excepción de mi trabajo en solitario, nunca he trabajado fuera de la banda. Creo que es una especie de mito acerca de la ciudad. Quizás la gente de Tortoise que trabajaba en cosas más instrumentales. Tal vez sepa algo más de la escena cuando me aboque a mi segundo disco en solitario.

Cuéntame acerca de la colaboración con la gente de The Aluminum Group en One bedroom.

Estábamos trabajando en la versión de Bowie y me imaginaba los arreglos vocales en un tono más bajo de lo que estaban, creía que los arreglos estaba muy altos para la canción. Así que siendo consecuente con lo que queríamos, les pedimos a los chicos de Aluminum Group que nos ayudaran e hicieron las tomas vocales perfectas. Además, fue una manera muy agradable de hacer algo diferente.

¿Desde cuándo los conoces?

Los conozco de hace un par de años. Iban a la escuela de arte en la misma época que yo. Aunque no éramos del mismo grupo, teníamos amigos en común. Ahora, más viejo he tenido oportunidad de conocerlos. Son simpáticos.
Acabo de grabar unas tomas vocales para su próximo disco. Creo que nuestras voces son distintas, pero ahí está lo interesante.

Creo que ellos son una de las pocas bandas que se podrían acercar a la visión del pop de The Sea and Cake. ¿Cuál es tu opinión?

Pienso que existe cierta diferencia en su aproximación a las letras y arreglos vocales. En las letras me preocupo más de las cosas abstractas y generales. Ellos se preocupan de los detalles y de decir las cosas en forma directa y clara con detalles simpáticos. Musicalmente, no he escuchado su último álbum, creo que están bien. La verdad soy medio flojo para escuchar a otros grupos. Cuando compongo o grabo algo no escucho nada de música. Es un mal hábito, pero así trabajo. Debería escuchar más.

Hablando del tema, ¿tienes algunos discos favoritos que estes escuchando?

No, ninguno. Puede ser extraño, pero no traigo ningún conmigo en los tours. Los solía traer pero no los escuchaba. Prefiero sacar fotografías de los lugares donde voy, lo que tiene un poco de relación con la música.

¿Pagas tus cuentas con la pintura o la musica?

La música es mi trabajo diario. Es más difícil vivir de la pintura. He tenido suerte porque he vendido algunas obras en las exhibiciones, pero no da para vivir. Necesito un trabajo regular para sobrevivir.

¿En 10 años más te ves como pintor o como músico?

Siempre he soñado terminar como pintor. Sin embargo, sólo algo muy grande podría detenerme de hacer música. La idea es que uno se sienta contento con lo que hace y la música me mantiene contento, así que espero seguir haciéndola. Igual es difícil seguir manteniéndose focalizado en una sola cosa, a veces se necesitan pequeños cambios.