Fotos: Daniela León e Ignacio Orrego

Guiso lanza hoy su cuarto disco y, porque las definiciones y los pretextos sobran, se llama sencillamente Guiso. De eso y de cómo el rock se define en las orillas pero le grita a lo que pasa en el centro, habla la banda en pleno.

Jueves. Dos de la tarde. Guiso en pleno almuerza bajo el sol de un día anterior a la llegada del otoño, y anterior a su gira por Brasil. Se levantaron tarde: la noche anterior estuvieron en el Club Loreto, diciendo a gritos que estaban de vuelta, que la pausa se había acabado, que las ruedas de la historia volvían a girar y que tenían un cuarto disco bajo el brazo, listo para decirle a todos que seguían con vida.

Hablar de las guitarras de Guiso, de la crudeza de su sonido, de la conciencia que tiene el grupo de ser, sin proponérselo, la voz del rock independiente hecho en Chile ya no es novedad. Tampoco sirve repetir que Guiso, en sus casi 10 años de historia con su actual formación, viene a ser algo así como el peñón contra el que otras bandas tienen que medirse. Que la intensidad de sus presentaciiones en vivo no ha decaído, ha madurado y se ha multiplicado. No sirve de nada escribir cuando lo que importa es el sonido. Más vale saltarse las descripciones y recomendar, derechamente, verlos.

Álvaro Gómez, Alejandro Gómez, Bernardita Martínez y Álvaro Guerra ya terminan de comer. Pasan el pan por el plato, se dedican a dejar todo limpio, con calma, como hacen todas las cosas. Han pasado casi dos años desde Es Difícil Hacer Cosas Fáciles (Algo, 2007). Así que a manera de postre, va esta pregunta.

Me parece que su disco anterior era una búsqueda de un sonido nuevo, más amable, y que pasó quizá sin encontrarse con el público que merecía… también pasó que cambió un poco el panorama en los medios. ¿Cómo ven ese disco ahora? ¿Les hubiera gustado que hiciera más ruido?

Guerra: Es que no hicimos mucho, la verdad. Los terceros discos son los difíciles, dicen, y eso quizá salió cierto con ése, a lo mejor no nos movimos lo suficiente.

Perrosky: Ése era un disco bien misceláneo, diferente a éste. Quizá tomarse un tiempo para volver vale la pena. Me acuerdo que en ese disco eché un poco de menos las guitarras en la mezcla, pero igual siempre ponemos todo lo que nos gusta: si algo nos suena bien, va.

G: Pero es cierto eso que dices. Pasó que las redes periodísticas se nos cayeron y se cerraron ene puertas. Uno anda dando palos de ciego, al final.

P: De todas maneras, nos interesa quemar etapas como grupo, ir avanzando. Esas transiciones se notan en los discos, porque puedes tener muchas ganas de sonar sencillo y superficial, pero al final se nota si vienes de otro lado.

Álvaro: Igual lo que pasa con un disco y el ruido que mete, te motiva. Si no hay resultados hay cierta tristeza, es cierto, pero al final nosotros hacemos lo que hacemos y no vamos a dejarlo porque a un disco le va bien o mal.

1

¿Cuándo empezaron a pensar en el disco nuevo?

Berni: Como en marzo del año pasado, más o menos.

P: Sí, “Quiero querer” es una canción que nos andaba dando vueltas desde el disco pasado y no alcanzó a quedar. Está “Guiso”, la canción, que es de antes de que llegara la Berni, es como del ’99 o algo así. Nos acordamos de esa canción ahora, la ensayamos y la metimos.

G: Éste es el disco más fluido que hemos hecho.

B: Pero igual se demoraron un poco las cintas.

G: Sí, pero es el más expedito que hemos hecho. Se terminó en un semestre.

P: Es relativo. Si fuera por mí, habríamos grabado todo en un día. Pero uno se pone perfeccionista, se pone a buscar el sonido que uno tiene en la cabeza, que el disco quede como uno se lo imagina.

B: Y también lo que el medio exige.

P: Sí, pero las cosas están cambiando. Uno escucha cada tarro de repente…

Al escuchar Guiso da la impresión de que vienen de vuelta de algunas cosas. De que ya no tienen que dar explicaciones por lo que hacen, de alguna manera. Hay canciones más improvisadas, se sueltan en temas de seis o casi siete minutos que es algo habitual en vivo, pero toda una novedad en sus discos. ¿Se sienten más dueños de sí mismos ahora?

B: Quizá. No nos lo propusimos, ese tipo de cosas ocurren al armarlo… . Estuvimos ensayando harto antes de grabar y eso nos dio la confianza para tomarnos ciertas libertades.

P: Nos dejamos salir harto en “Sónicamente hablando”, una canción inspirada en “Skunk”, de MC5. No nos cortamos nada. Creo que es parte de la maduración de la banda, buscamos hacer cosas nuevas. Grabamos la base del tema como en dos días, y tiene theremin, saxo. Reivindicar esa canción que MC5 grabaron con Sun Ra es importante.. son cosas que para uno quizá estén ahí todo el tiempo, pero para otros pueden ser una novedad.

2

Editar discos en estos días es una postura. Viendo la historia de Algo Records, existe cierto apego a la edición de discos que es casi una excepción en el actual estado de la música independiente… ¿Cómo ven el estado de la escena hoy en día?

P: Internet es el futuro, claro. Nosotros estamos en transición a eso.

B: Es un mercado nuevo que nadie sabe todavía cómo usar, cómo medir, cómo controlar… y eso tiene sus cosas buenas.

A: Sí, los públicos son cada vez más específicos, y toda la gente puede elegir qué escuchar, qué comprar, a quién creerle. En ese sentido, nuestra música no es exactamente masiva, pero le importa a cierta gente que escucha rock.

B: Por ese lado, que exista una radio completamente dedicada a la música chilena, por ejemplo, es muy bueno.

G: Sí, pero igual suena lo mismo de siempre. La industria queda moralmente pagada con eso, todos son felices y no cambia nada.

P: Es que es lo que ha quedado de los medios. La gente de más de 35 años sigue escuchando radio, es un hábito que uno tiene desde chico. Los CDs se van convirtiendo en una materia desechable, los vinilos vuelven convertidos en fetiche, pero al final todo se puede digitalizar y es una cosa superficial.

G: Pero todo se equilibra. Hay gente que se queda en la superficie, pero al mismo tiempo hay gente que busca con ansias otro contenido y afortunadamente tiene dónde encontrarlo. Es claro que las presentaciones, las intervenciones de espacio, los actos presenciales, son maneras de difundir lo que uno hace. Eso de que las crisis son oportunidades, es cierto, al final. Nosotros comenzamos como banda en un momento en que la industria compraba nuestra música, y hoy sigue siendo así de cierta manera. La etiqueta independiente se puede aprovechar.

A: Mira lo que hace Pueblo Nuevo. Nosotros partimos más o menos así, armando cosas con bandas amigas, construyendo un circuito de presentaciones. Somos el mismo tipo de accidente.

berni1

¿Y qué representa para ustedes editar un disco, entonces?

A: Es como una tarjeta de presentación.

B: Para mí sigue siendo el formato oficial, histórico.

A: Pasa que nosotros no somos mainstream, y nos hemos forjado en una especie de limbo. Entonces editar discos es una manera de dejar una historia.

G: Es discutible. Pueblo Nuevo, por ejemplo, celebró hace poco 60 mil descargas, y ése es un dato mucho más cierto que vender 60 mil discos. Igual eso es una posición, una declaración de principios.

A: Igual los medios de producción electrónicos te permiten tener un estudio entero metido en un computador… eso permite editar discos, o canciones, cada vez más seguido.

G: A nosotros nos interesa ser fieles a la audiencia, tener nuestras canciones en plazas internacionales, aprovechar los tiempos muertos entre disco y disco, rehacer el sitio web… todo eso está muy bien, pero no nos bajamos de nuestro bote.

Volviendo a Guiso, ¿qué cosas han cambiado y qué siguen siendo iguales entre este disco y el anterior?

P: Es mucho más fresco. Las letras tienen más un punto de vista, yo creo que hay algo que está creciendo en nosotros. Sobre el tiempo que nos tomamos y la libertad que nos dimos, hay que parar para saber cuál es tu lugar, y hay momentos en que uno deja de querer más… hay que hacerse un espacio, y lograr de alguna manera hacer tus propias cosas a pesar de la velocidad del mundo.

G: Todos los discos los enfrentamos de la misma manera, aunque éste fue el que mejor fluyó.

B: Los otros habían sido un parto.

A: Este disco igual tiene algo más positivo…

P: Y sale en el momento justo. El rock tiene una esencia que está en las circunstancias, es parte de lo que pasa y se nutre del mundo. Existe porque tiene que sonar ahora.

VIDEO: Guiso – “Debe ser mentira”