Durante toda esta semana, Super 45 recomienda los mejores documentales de la séptima edición del Festival In-Edit Nescafé.

Por Claudio Ruiz y Gabriel Pinto

Lemmy
(Wes Orshoski & Greg Olliver / 2010 / EE.UU. / 117?)

Sábado 11 / 22:15 horas / Teatro Nescafé de las Artes

Lemmy Kilmister tiene, además de sus bigotes y una verruga, un timbre de voz imposible de olvidar. Coleccionista de parafernalia nazi, el lider de Mötorhead canta roncando -tal vez favorecido por su botella de Jack Daniels diaria-, y su voz rasposa es seminal en la historia del heavy metal.

¿Por qué verlo?: Se ha mostrado muy pocas veces en cine, y porque lo idolatran desde Dave Grohl a Jarvis Cocker. Por algo será.

Sly Stone. Coming back for more
(Willem Alkema / Holanda y EE.UU. / 2009 / 73’)

Sábado 11 / 17:00 horas / Centro Mori-Bellavista

Sly and the family Stone es una de las bandas fundamentales de la historia del funk, con varios número uno (cuando esto significaba algo) a su haber y un futuro esplendoroso por delante. Pero algo pasó. La banda multirracial se disolvió llena de problemas y se perdió la pista de Sly. El documental cuenta la aventura de su búsqueda.

¿Por qué verlo?: Porque tiene final sorpresivo y porque muestra que los enemigos de los músicos están en el living.

Soul train. The hippest trip in America.
(J. Kevin Swain & Amy Goldberg / EE.UU. / 2009 / 65’)

Sábado 11 / 17:00 horas / Centro arte Alameda

Antes de “Música libre”, antes de “Mekano” y antes de “Yingo” estuvo “Soul train”. En 1970 debutó este programa de baile que duró hasta 2006,  contabilizando más de mil episodios. Pero la película no es sobre eso, es sobre la cultura alrededor del programa que hacía delirar a los afroamericanos y que contó con invitados de la talla de Curtis Mayfield, Barry White y Al Green.

¿Por qué verlo?: Dicen que Michael Jackson copió el legendario moonwalk de acá y que MC Hammer salió de este programa.