Dicen los más antiguos en esto de periodismo musical que lograr que Jasón Spaceman responda con amabilidad una entrevista no es nada fácil. Al parecer el trabajo promocional de un disco no es su faceta preferida y la acepta con la misma resignación que uno acepta una visita al dentista.

Según pasan los días, las noticias en torno a Spiritualized proliferan por montones: a la edición del recopilatorio Complete works vol. 1 se suma la supuesta edición de un nuevo disco. Todavía no hay informaciones oficiales respecto a este último punto, solamente las canciones girando en los programas peer to peer. Por eso en esta ocasión la charla se centró en el último material que Jason nos ha regalado. Canciones que vienen desde la época inicial de Spiritualized. Rarezas, lados B, nuevas versiones, etc, etc, que como bien dice C. Araya en el comentario del disco, dan cuenta de “un grupo que canta al amor como muy pocos han podido hacerlo en la historia de la música popular”.

Jason nos ha tratado con una cordialidad inusual. Cada vez que le recordaban que el tiempo había expirado, el hombre no daba señales de querer terminar la conversación. Ha sido un día afortunado. En serio.

¿Cómo fue la realización del disco compilatorio? ¿Fue complicado elegir los temas?
Para nada de difícil. Es que esta seleccionado en orden cronológico. Se inicia con el primer EP y termina en el EP que pensamos cerraba una etapa de la banda.

¿Cómo fue eso de escarbar en tu material antiguo? ¿Cómo te sentiste con eso?
No fue tan complicado. Me puse ha escuchar desde el primer EP en adelante en el orden en que había sido editado. Y creo que funcionaba muy bien. Le preste mucha atención y funcionaba como un disco normal, no suena como una colección o compilación. Creo que es una muestra muy representativa de nuestra música. Se nota la influencia del blues y del rock and roll. Es la música que siempre hemos intentado hacer. Música que toque lo más profundo de tus emociones. No fue difícil hacerlo.

¿Qué sientes respecto a este material antiguo, mantienes el mismo espíritu de esa época? ¿Piensas de la misma manera?

No realmente. Creo que esta un poco alejado de lo que hacemos ahora. Creo que el disco compilatorio establece una especie de puente entre el antiguo y el nuevo Spiritualized. Algo distintivo es que nunca hemos seguido las modas del momento y eso se nota. Siempre se ha tratado de buscar el alma de la música. Tampoco es tan complicado escuchar lo que hacíamos hace 10 años.

Spiritualized ha hecho un gran trabajo al poner alma y emoción en su música. ¿Cuánto de religión y espiritualidad hay en tus canciones?
Nada.

¿Nada?

No soy religioso. Es solo la energía que puedes transmitir de la buena música, por ejemplo esa sensación espiritual la consigues con la música gospel. Ese tipo de música me da escalofríos. De ese sentimiento te hablo. Sólo trato de transmitir lo mismo.

¿Y como descubres esa alma, es algo que puedes tocar o que te toca a ti?

Creo que todos escuchan música de maneras distintas. No se como te toca a ti, pero busco que la música que me sorprenda tenga eso que te da escalofríos. Algo así como sentirte conectado con la música de alguien de quien no sabes nada y que ni te conoce. Busco crear una sensación profunda en el auditor, al igual que la música que a mí me sorprende.

O sea, cuando haces música. Te planteas mostrar y llegar al mismo sentimiento que te produce la música que te gusta.

Algo… claro que puede sonar medio científico si lo planteas así.

No para nada, quería resumir un poco lo que habías dicho. ¿Cuán importante puede ser el auditor cuando te planteas en hacer un disco?
Retomando lo anterior. No sé si realmente podré lograr esa conexión. No sé si podré hacer discos tan buenos como los que me tocan profundamente. A veces no funciona. A veces necesitas que te sucedan ciertas cosas en tu vida para lograr realizar una buena pieza de música. No creo tener la respuesta para esta pregunta.

No hay problema. En canciones como ‘Do it all over again’ se puede pensar que tratas de lidiar con fantasmas del pasado. ¿Estoy en lo correcto?

Sí, quizás. Pero creo que tiene que ver mas con que la mayoría de las canciones del disco Let it come down (Arista, 2001) tenían una aproximación distinta en la composición. Ese disco hay que entenderlo de una manera distinta. Hay muy poco ritmo, porque las canciones giran entorno a las orquestaciones.

¿Quedas muy agotado cuando haces un disco?

No realmente. En realidad el disco es una excusa para que salgamos de gira. Spiritualized puede sonar más excitante en vivo. Estoy muy entusiasmado con salir de gira. Quiero empezar de una vez por todas.

¿Qué influencia juegan los recitales en el material que compones? ¿Estas trabajando en algo nuevo?
Ninguna, los shows lo que hacen es afiatar a la banda. Ahora sonamos distintos a cuando salimos de gira para el disco anterior. Hemos cambiado. Estamos tocando de una manera muy libre. Ahora lo que quiero es que la gente se dé cuenta de eso. No planteamos un show como una mera presentación de canciones o de arreglos puestos en el momento justo. La emoción que transmitimos en el recital es muy liberadora. Por eso, cada día mejoramos
más y que mejor que la gente nos vaya a ver para que noten esa evolución.

Estamos un poco contra el tiempo, pero cuéntanos ¿Qué has estado escuchando? ¿Qué música te ha influenciado?
Mucha música. Es tanta que ni siquiera me puedo acordar de nombres. Estoy escuchando mucho jazz desde que colaboré con Spring Heel Jack para su disco Live (Thirsty Ear, 2003). Escucho cosas de Tony Huxley, de Kenny Reely. Este último colaboró en nuestro nuevo disco. Mucha música country. Lo mejor de los cds es que tienes acceso ha mucha música vieja que no estaba disponible.

¿Conoces algo de la música chilena?
No he escuchado nada de por allá.

¿Sabes algo de Chile?
No sé mucho, cuando venia a hacer esta entrevista, pensaba que ojalá que no hicieran esta pregunta, porque no quería quedar como un ignorante. Soy muy malo para la geografía y esas cosas.

No hay problema. ¿Ojalá pudieran venir alguna vez a tocar? Porque hay una escena interesante acá.

Espero que alguna vez pueda ser. ¿Hay bandas sicodélicas en Chile?

Sí se hizo mucha música sicodélica entre los 60s y los 70s. Incluso algunos de esos discos fueron editados en Inglaterra.
Que bien.

Bueno, lamentablemente se acabó el tiempo, muchas gracias por tu tiempo que estés bien.
Uds. también, cuídense. Bye

Créditos adicionales: Pilo Vial, Vicente Sanfuentes, Boris O.
Agradecimientos: BMG Chile