Es esa la pregunta que le hizo Tyler Cullen a un montón de neoyorquinos que pasaban por delante de su cámara. El resultado, en algunos casos sorprendente, en otros extraño. Todo empieza con Bee Gees y termina con Lady Gaga.

Lo paradójico es que esto lo escribí en silencio (?).