Aún conmovidos por la partida de Adam Yauch aka MCA, hemos preparado un 5fav express a Beastie Boys. Aquí los dejamos con nuestro pequeño homenaje.

Arte por Ignacio Mardones

Girls

En sus comienzos Beastie Boys enojó a mucha gente por ser blancos, tener plata y rapear. Y cuando se fueron de gira por Licensed to ill hicieron que tanto progres como conservadores sufrieran ataques de indignación convulsivos cuando pusieron bailarinas casi en pelotas encerradas en jaulas arriba del escenario.  Punks reconvertidos, lo de Beastie Boys era la provocación in your face  que con el tiempo mutó en causas planetarias como la liberación del Tibet y más locales como volverse el soporte espiritual de Nueva York.

Para la mayoría de las bandas, la bravata per se termina transformándose en una pose que se desgasta poco digna con el tiempo. No para Beastie Boys. “Girls”, con su teclado de juguete hipnótico  y sus juegos de voces a lo Borbotones, es una declaración adolescente de calentura con un bravado machista que no puede resultar otra cosa que un chiste muy bueno. Donde el rap siempre fue tan seriote y sexista, Beastie Boys declara: “Chicas, para lavar los platos/ Chicas, para lavar la ropa/ Chicas, en el baño/ Chicas, es lo que realmente quiero/ Dos al mismo tiempo/ quiero chicas con peinados new wave.” Con su estructura liviana DIY,  la influencia de “Girls” aparecerá después tanto en Matt and Kim como Japanther y toda una nueva camada salida esta vez de Williamsburg, que empezaron a mezclar punk con juguetes. (Carmen Duarte)

No sleep till Brooklyn

En medio de la vorágine creada por un debut tan criticado e incomprendido como Licensed to ill (Def Jam, 86), este fue uno de los muchos tapabocas enviados por MCA, Adrock y Mike D a quienes los consideraban sólo un trío de chicos judíos de clase alta subiéndose al carro de la victoria del rap. Por un lado, la diversión -nunca ausente- al parodiar por igual los clichés del glam metal y los tics del adolescente gringo con ganas de parrandear.

Agreguen a eso la querencia por su pasado más rockero, una apertura de mente que les permitía tener al mismísimo Kerry King de Slayer haciendo chillar su guitarra y un video de antología que les granjeó el respeto de ilustres como Run-DMC y la ecuación es perfecta: se puede ser gracioso sin perder la integridad. Los Beastie Boys hicieron que ser preadolescente en los ’80 fuera divertido. Gracias por eso, MCA. Te vamos a extrañar. (Pablo Meneses)

Shadrach

Si los Beastie Boys fueron los primeros raperos blancos en sacarse de encima el estigma que que querían ser negros y de que estaban copiándole rimas y fraseos a Run DMC fue gracias a que, cuando se cansaron de ser unos cabros chicos guarros, abrazaron de lleno y sin vergüenza el hecho de que, sencillamente, eran unos chiquillos de escuela judía jugando a transformar su propio ghetto con las herramientas que habían funcionado para hacer bailar al ghetto de los vecinos.

“Shadrach” es una referencia a la historia de tres hermanos, Shadrach, Meshach y Abednego, que se salvaron de ser quemados en un horno gracias a su fe en Dios. O eso dice la Biblia en el libro de Daniel, aunque es harto mejor quedarnos con el paralelo que establecen los Beastie Boys entre el trío de creyentes y ellos mismos, que sólo declaran creer en su propio talento para rimar como nadie. (Pato Urzúa)

Get it together (feat. Q-Tip) 

Este fue el segundo single de Ill communication, disco al que le tengo particular devoción ya que es en esta etapa donde Adam Yauch, budista practicante, abre todos los frentes de lucha en pos de la liberación del Tibet.

Fundador de Milarepa, y parte fundamental en la organización de Tibetan Freedom Concert, uno de los conciertos benéficos más importantes en el mundo, Adam Yauch fue ante todo un activista y defensor de todos los derechos: incluyendo tus fiestas. (Andrea Faúndez)

Sure shot

“Sure shot” es más que una rap song de radio fórmula, sus curiosas ¿flautas? y ritmos son sólo el proemio de un disco con afán maximalista que aún es recordado de manera transversal. La gracia y fortaleza de Ill comunication (1994), cuarto álbum de los Beastie Boys, radica en haber visto la luz en el para muchos año dorado del hip-hop, o la nueva ola del hip-hop.

De ese mismo año son Illmatic (Nas), The sun rises in the east (Jeru), Hard to earn (Gangstarr) o Ready to die (Notorious BIG), todos hoy clásicos incontestables y que por supuesto no tuvieron jamás la repercusión de Ill comunication, que podía guardarse fácil en la misma estantería de los discos de rock o punk. Sin embargo, su sentido rupturista e innovador les valió su merecido lugar en la historia. Muchos de los raperos supervivientes antes mencionados han llorado la pérdida de Adam Yauch como uno más de la familia, y es que después de todo el rap es cosa de actidud y respeto. RIP MCA. (Freddy Olguín)