El próximo 1 de marzo, Jorge González se subirá al escenario se subirá a uno de los escenarios del Festival Neutral solo con piano y guitarra para interpretar canciones de su último disco, Libro (Plaza Independencia, 2013), y probablemente alguna selección de los mejores y más reconocidos temas en sus ya casi 35 años de carrera como compositor.

En tiempos en que maquinaria de la “música indie” funciona hace ya unas décadas al igual que un negocio de ropa o bebidas,transformándose en un bien de consumo más, en donde sabemos que todas las tendencias se pueden estudiar, predecir y hasta establecer códigos para saber qué cosas y hasta qué punto le van a gustar a cierto tipo de personas, ver a una persona que sigue peleando y triunfando solo con canciones, y que incluso se ha dado el lujo de hacer corear sus letras a  jóvenes que probablemente hace no tanto tiempo lo lo miraban en menos solo por asociarlo a un sector político o personaje polémico, resulta refrescante.

Como ya sabemos, el material de  Libro integrará la mayor parte del set que González presentará en el festival organizado por Quemasucabeza. Por esta razón, la siguiente selección tiene por objetivo rescatar algunas canciones que por su formato podrían entrar en esa lista, pero que en raras ocasiones o tal vez nunca han sonado en vivo. Un 5fav extraído directamente desde las sombras del repertorio de uno de los músicos activos más importantes en la historia de Chile.

Foto: Rodrigo Ferrari

1. El cobarde

Grabada durante 1989 en las sesiones de demos para Corazones, finalmente no logró pasar el corte final para ser incluida en el disco. A pesar de esto, contó con un video dirigido y protagonizado por Vicente Ruiz y una sufriente y veloz Piedad Rivadeneira, en ese tiempo integrante del grupo de performance  Las Cleopatras, junto a Cecilia Aguayo, Tahía Gómez y Jacqueline Fresard. En un minuto y medio González y sus sintetizadores arman una canción que pudo haber sido perfectamente el corte más oscuro de Los Prisioneros, peleando mano a mano con la también excluida de la discografía oficial “Lo estamos pasando muy mal“. Asuntos personales no resueltos, intelectuales  revolucionarios de sectores acomodados, o tal vez ambas, varias interpretaciones se pueden obtener de las pocas  líneas de esta canción.

 

2. Ustedes dos

La única versión editada de esta canción esta cantada y tocada a pura guitarra directo al cassete durante algún show de la gira promocional de La cultura de la basura, disco para la que fue originalmente compuesta. González se transforma y frasea como las mejores figuras de la canción italiana y española de los ’70, agregando  sinceridad y nostalgia a un track  que aborda un tema que fácilmente puede caer en terreno empalagoso: la relación de un hijo con sus padres.

3. Nada

No se sabe cómo, pero una cinta con demos para el primer disco solista de González circuló por varios años de mano en mano para finalmente aterrizar al mp3 y encontrar salida a todo el mundo por Youtube. “Nada” y sus desconsolados gritos su parte central, forman parte de esas sesiones en Beaucheff 1435 durante el ’88 o ’89, período en el que al parecer González no lo estaba pasando muy bien y se acompañaba de alguno de los discos de Syd Barret. Escuchar con precaución.

4. Esas mañanas

Canción oculta al final del primer su primer disco solista de 1993. A pesar de que también se conoce un desgarrador demo solo con guitarra, la versión oficial cuenta con la producción de Gustavo Santaloalla, quien agrega un arsenal de cuerdas, invocando por momentos al Paul McCartney más sentido. Últimamente, González ha revivido la canción en  algunos de sus shows, precisamente en la parte  en que se presenta desenchufado, tal como lo veremos en Neutral.

5. En algún sueño

Escasa información es la que se obtiene sobre esta canción, la que al parecer también forma parte de esa sesión de maquetas de Beaucheff. Álvaro Henríquez comentó una vez sobre lo  emocionado que llegó un día a mostrarle una cueca muy compleja a Lalo Parra y como este lo había felicitado por sacarla, no sin antes advertirle que las mejores canciones son las de una o dos notas. En “En algún sueño”, González hace uso de ese recurso, obteniendo una pieza que entraría sin problemas en el grupo de las mejores canciones de cuna escritas en Chile.