El lobby por el ranking de los mejores discos del año está feroz dentro del equipo. Incentivos, apuestas y hasta el hombre del maletín se ha aparecido por nuestras oficinas solicitando amablemente que su disco quede finalmente en el ranking de lo mejor del año.

Este, por cierto, no es una presión para aquellos que han caído en las redes de influencia de Araya, sino un regalo para ustedes. Un regalo de Wayne Coyne, en estricto rigor. Bueno, ya, tampoco es un regalo. Es un adorno navideño flaminglipesco. Un feto navideño en una preciosa caja cósmica (?).