Esto es como una teleserie. Todo partió cuando apareció una supuesta quinta copia de un test pressing en vinilo en venta en Ebay por varios miles de dólares de este disco abortado, previo al Richard D. James Album. El vendedor llegó a un trato con los del foro We Are The Music Makers, y esto se transformó en un Kickstarter para obtener copias digitales de la joyita perdida.

Y bueno, de ahí a YouTube o al proveedor pirata de turno, no hay ni un paso. Que les entre en provecho: