Hemos comentado varias veces de los famosos Arctics Monkeys, que en lo personal no les encuentro ninguna gracia. Los encuentro derechamente fomes.

Pero en fin, ese no es el tema hoy. La noticia es que según un periódico español, los ingleses han cimentado su éxito con una estrategia de márketing muy poco convencional.

El año 2004 un amigo les hizo una página web y colgó sus canciones en ella. Sin darse cuenta, miles de personas descargaron sus canciones sin pagar ni uno, con el viejo truco del Guardar como, decenas de miles fueron a sus conciertos durante el 2005 y centenares de miles corrieron a comprar su disco cuando salió a la venta, el 23 de enero de 2006. ¿Resultado? ya es sabido: ese mismo día vendieron 120.000 discos, más que los otros 19 discos más vendidos del momento sumados. En una semana ya llevaban 360.000, cifra que lo convertía en el debut más vendido en Gran Bretaña en su primera semana, más que Oasis, por ejemplo. En un mes el disco vende más de un millón de unidades en todo el mundo.

Esto debe ser paro para la industria musical que llena de demandas a las empresas desarrolladoras de software p2p e incluso a los usuarios que bajan gratuitamente canciones, que en definitiva son amantes de la música. Como nosotros.

A cambiar la estrategia, o morir.
Vía