Dado que estamos lo suficientemente avanzados en el año para partir haciendo recuentos, aquí va una lista personal de mis 15 favoritos de lo que va del 2010.

Es  muy posible que más de alguien suspire tristón frente  la pantalla al ver que su disco regalón no está o se crispe horrorizado con esta elección. 

Y como en Super 45 siempre hay derecho a réplica, agrega lector a esta lista ese álbum 2010 que te hace mover la cabeza cuando tomas desayuno, querer salir corriendo a la calle con los ojos llorosos o hacer el paso del robot bien escondido en tu cubículo.

Parto yo.

1. Adam Green – Minor Love (Fat Possum).  La parte masculina de Moldy Peaches lleva años sacando discos medios escatológicos. Será la edad, pero Green parece haber encontrado su lugar en el mundo de pop de guitarras y tecladitos,  y vaya que le sienta bien ese aire de artista DYI medio drogón.

2. The Apples in Stereo – Travellers in Space and Time (Yep Roc).  Llamémosle “El síndrome Kevin Barnes de mutación de pop twee a una opera bailable del espacio continuada.” Y démosele gracias a ELO y a los falsetes, porque ahora The Apples in Stereo se puede bailar sincopadamente.

3. Beach House – Teen Dream (Sub Pop). En nuestra polémica elección de lo mejor del 2009, en lo único que no peleamos fue en decir que este disco iba a ser lo mejor del 2010. Punto a favor: parecía imposible superara Devotion y volver el sonido más seguro sin perder candidez. En contra: quedan 7 meses del año.

4. Caribou – Swim (Merge) Dan Snaith está cantando como Erlend Oye. Lo que puede ser un halago, era que no, pero se escucha medio raro al comprarlo como sonaba en Andorra. Pues bien,  si  tenemos algo que suena tan bailable como Hot Chip pero con aire de disco conceptual, entonces se transforma en un win-win.

5. High Places – High Places vs. Mankind (Thrill Jockey). Este disco es una reinvención total, con resultado de ¿? mayúsculos para los auditores. HP ya no son ese duo cálido de sonidos reververantes. Ahora son un dúo electropop de bases sinuosas y con la voz de Mary Pearson potenciada al máximo.

6. Lawrence Arabia –  Chant Darling (Honorary Bedouin). James Milne es neocelandés, y este su segundo disco de  pop de arreglos mínimos. ¿Qué lo hace un encanto? Letras como “They love each other/ but they hate each other/ They are afraid of each other/ beacuse they want to screw each other.”

7. Lightspeed Champion – Life is sweet! Nice to meet you. (Domino) Hay que dar segundas oportunidades. Después de su horroroso Falling Off The Lavender Bridge, Devonte Hynes esta vez suena entre un David Bowie setentero pasando por Destroyer con un aire ligeramente lunático. Fantástico.

8. The Radio Dept – Clinging to a Scheme (Labrador). Ah, The Radio Dept: ¿hay alguna otra banda con la cual una se sienta más como una quinceañera boba, enamorada y un poco triste? Clinging to a Scheme es efectivamente por lo que se cruzó los dedos: el disco definitivo,  ese que es aún mejor que los anteriores

9. Real Estate- Real Estate (Woodsist). Este disco salio el año pasado. A finales eso sí. Se cuela en la lista por dos razones. La primera es que el indie rock debiera sonar así de ligero, y no como refritos rancios de Arcade Fire. Cortémosla de una vez. Segundo: es el mejor de esta lista para andar en bici.

10. Sambassadeur – European (Labrador). Los suecos saben perfectamente como hacer pop, quizá se los enseñan en el colegio o les ponen metrónomos para dormirse de guaguas. European es pop adulto orquestado en su estado más perfecto, y esperemos que la exposición que necesita esta banda tan bajo perfil.

11. She & Him – Volume 2 (Merge). Zooey Deschannel es muy educada. Ella le da las gracias a M. Ward por sus fabulosos arreglos, su capacidad para transformar su visión y ser la dupla perfecta para sus canciones. ¿Quién es M. Ward? Todos sabemos que She & Him siempre ha sido sobre Zooey. Pregúntele a Ferrari.

12. Shout out Louds – Work (Merge). Más suecos. Lo cual no es snobismo indie, porque para eso hubiera puesto a los noruegos Casiokids que ni cantan en inglés. Shout Out Louds está aquí porque sacaron un disco de power pop que suena extrañamente treintañero.  Y a veces eso es lo que uno necesita escuchar.

13. Surfer Blood – Astrocoast (Kanine). Los Japandroids de esta temporada. Siempre tiene que haber un disco de entusiasmo juvenil para recordarle a una que ya está media pasada. Indie rock que suena college rock de los ochentas, aunque estos cabros tengan 20 años y sus referentes quizá sean hasta Weezer.

14. Vapourboat –Lochness Lightness (Autoedición). Nico Carcavilla tiene disco.  Que suena como esos demos con los que ganó el concurso de Sonidos 2008 pero crecidos en su textura y arreglos de cuerdas. Ojo, que si algo tiene Carcavilla es que no deja de sorprender. Si no lo cree, vaya a verlo en vivo.

15. Yeasayer – Odd Blood (Secretely Canadian). “ONE” es la mejor canción de este inicio de año. Y Odd Blood le hace competencia al In Ghost Colours de Cut Copy. O sea, un excelente disco de una banda que hace pop bailable de sintetizadores, y no el producto de un par de genios súper locos de la electrónica.

Sigue usted.