Me imagino que con respecto a esto, siempre habrá dos opiniones. Los que creen que otras canciones son fuente de inspiración, y utilizar pequeños trozos de otros temas para crear otras obras, es un aporte a la cultura. También estarán los que opinan que el utilizar la obra de otro músico, con o sin permiso, es de flojos y mediocres. Ambos tienen algo de razón, pero la pregunta es otra: ¿Cuál es el límite entre inspirarse en un tercero y derechamente copiarle?.

A mi me gusta Daft Punk, y creo que son un excelente espectáculo, pero este video muestra como los franceses se mueven peligrosamente por la frontera entre estas dos situaciones: