Los veteranos del rap De La Soul tocan este domingo en Santiago. Una buena excusa para repasar su debut 3 feet high and rising, que este mes cumplió 29 años.

A casi tres décadas de la publicación de 3 feet high and rising, un álbum que permanece orgulloso e inmutable en el salón de honor del hip-hop, De La Soul no ha bajado la guardia. Dave, Maseo y Posdnuos han sabido conjugar su investidura de veteranos del rap con temporadas de actividad intensa, especialmente desde que en 2015 iniciaron una campaña crowdfunding para financiar la composición de And the anonymous nobody, su más reciente disco, publicado hace ya un par de años.

Tras el clásico 3 feet high and rising, publicado el 3 de marzo de 1989, el trío consiguió popularidad gracias a su look de raperos desprejuiciados, liberados en gran medida de los lugares comunes del rap gangsta. Los De La hablaban en sus letras de armonía y comunidad, sin olvidar el humor y una actitud que hoy podría considerarse ingenua.

Se sabe: los catalogaron de raperos hippies, les preguntaban una y otra vez qué era eso de la “Daisy age” y sus promotores quisieron encaminarlos hacia la caricatura. Incluso enfrentaron demandas por uso indebido de samples, porque no olvidemos que Prince Paul, el cerebro tras 3 feet high and rising, produjo el disco utilizando cerca de 200 samples, un suicidio legal en estos tiempos de Spotify. Pero nada de eso perturbó a los de Long Island. La estrecha relación con grupos como A Tribe Called Quest y Jungle Brothers, núcleo del colectivo bautizado como Native Tongues, les proporcionó un blindaje ético que conservan hasta el día de hoy.

Y aunque el discurso pacifista y comprometido de la banda puede encontrar sus cimientos en la figura de pioneros como Afrika Bambaataa, la personalidad de Posdnuos, acaso el MC más prominente del grupo, estaba más en sintonía con talentos como Q-Tip -superviviente de ATCQ- o Mos Def, que unos años más tarde haría lo propio en Blackstar. Rap que no solo hablaba sobre el rap, sino que servía para retratar problemas cotidianos, encender polémicas o proponer la reflexión política. Por eso no es raro que en videos como “Me myself and I” plantearan la jugarreta de burlarse de sus pares, que apostaban a las gruesas cadenas de oro y la impostura gangsteril para lograr reconocimiento.

De La Soul is from the soul

De La Soul se propuso barrer con el manual de uso del rap apenas iniciada la década de los 90, y en gran medida lo logró gracias a 3 feet high and rising. Prince Paul, un entonces joven DJ/productor que brillaba en el grupo Stetsasonic, donde sus ideas no siempre llegaban a buen puerto, los ayudó en esta y en un par de producciones más. En modo cuarteto, lograron definir el sonido del disco con múltiples referencias, lo que no estaba exento de riesgos.

El ambicioso debut de los De La conservó un carácter único, gracias a la armónica ejecución de cada integrante. Los MCs no presumían talento, más bien se encargaban de nutrir cada verso con elocuencia y profundidad, sin obviar la ironía y el humor, aspectos muy balanceados en todos los álbumes de la banda, que hasta el más reciente And the anonymous nobody (2016) suman 9 producciones.

En temas como “Me myself and I”, uno de los símbolos de 3 feet high and rising e imprescindible en cualquier antología sobre la historia del hip-hop, Dave (aka Trugoy) y Posdnuos hacen sus descargos, ante las críticias sobre sus valores raperos y el estigma hippie.

El segundo verso del tema, a cargo de Posdnuos:

Now you tease my Plug One style
And my Plug One spectacles
You say Plug One and Two are hippies
No we’re not, thats pure plug bull
Always pushing that we formed an image
There’s no need to lie
When it comes to being Plug One
It’s just me myself and I

Y parte del tercero, obra de Dave:

De La Soul is from the soul
And in fact I can’t deny
Strictly from the Dan called Stuckie
And from me myself and I

Ellos lo decían: De La Soul viene desde el alma. Y aunque entonces el propio Prince Paul estaba al mismo tiempo en sintonía con otros activos referentes -ahora clásicos- del rap como Boogie Down Productions o Big Daddy Kane, temas como “The magic number”, “Potholes in my lawn” o “Ghetto thang”, más un montón de skits y muestras tomadas de la amplia colección de los De La, hicieron la diferencia porque ponían énfasis en la amplitud de criterios, junto con adherir a la tradición soul, jazz y funk sin prejuicios.

No olvidemos que 1989 fue un año bueno para el rap, un género en constante competición: Paul’s boutique de Beastie Boys, Ghetto music: the blueprint of hip-hop de Boogie Down Productions, Mr. Nice Guy de Gang Starr, Eyes on this de MC Lyte y Done by the forces of nature de sus compañeros Jungle Brothers, fueron solo algunos grandes momentos que nos dejó el hip-hop esa temporada. Sin embargo, 3 feet high and rising sigue victorioso y marca el comienzo de varios aciertos para el trío de Long Island, que en el futuro conectarían con nuevas audiencias, tanto en el contexto del rap como en la música pop.

De La Soul se presentan este domingo en Teatro Coliseo. Consigue tickets aquí.