Seguimos revisando algunos de los shows más interesantes de la versión 2014 del festival Lollapalooza. Esta vez, es el turno de Phoenix, quienes estarán presentando su disco del año pasado, Bankrupt!.

Quien haya tenido la oportunidad de ver a Phoenix en alguna sus visitas anteriores a nuestro país, sabe que el show en vivo de los franceses – más allá de la relativa solidez de sus últimos álbumes – es algo digno de repetirse. Y ya que está dicho, no es por la sustancia de sus canciones ni mucho menos porque su propuesta sea innovadora: es en vivo cuando Phoenix, tal como el ave que le da nombre, resurge entre las cenizas de la medianía de otras bandas indie, para arder con fuerza y entregarse con todo a sus fans.

Poesía aparte, los franceses se toman en serio cuando llevan sus canciones a los escenarios: como pocas bandas, se preocupan de sonar impecable en vivo, sin acoples ni bajos saturados. A eso, suman la presencia de un baterista que no desperdicia su tiempo en efectismos ni virtuosidades inocuas, sino que se enfoca en proporcionar a cada golpe una fuerza (una pasión) que parece derrumbar murallas. Y si faltaran más razones, el aspecto visual no es descuidado, con un delicado trabajo de luces y proyecciones que solo acentúan sus virtudes.

¿El gran “pero”? Ad-hoc con su último disco Bankrupt! (2013), el repertorio que los franceses están presentando en este momento, parece estar más cerca de un show de rock progresivo que de las joyas pop de United (2000). ¿Tendremos que privarnos en esta ocasión de escuchar maravillas como “If I ever feel better” o “1901”? Quizás. La última palabra la tendrán Thomas Mars y compañía.

Phoenix se presentan el sábado 29 de marzo en el Claro Stage a las 19:00.