¡Vamos a la playa / uoh oh oh oh oh!…
No, mejor no vamos. Evitemos el olor a pescado, la insolación y la arena metida en el traje de baño, escuchando un nuevo martes, de esos que no distraen ni divierten. Bienvenido, humano mesurado, a los Martes Fomes.