Hay domingos en donde no quieres más que tu cabeza apoyada en la almohada todo el día. Hay otros en que quieres salir a caminar.

Más allá de las diferencias, todos mis domingos siempre tienen música.

Esto es lo que elegí hoy para escuchar.