Música de lejos (no tech talk)

(Ésta es música de otro lado, de bien lejos, perdida y recostada sobre la hierba, el sol en su rostro, los ojos escapándose hacia el cielo. Es una chica tan linda esta música, y no habla nunca, ya sea murmura, o sino canta…y escucha siempre, el ruido de las olas reventándose en lo más profundo de sí misma. )

Un tesoro escondido (tech talk)

En este playlist, sonidos perdidos y adelantados, mezclas improbables. Desde el ragtime procesado con hiss de discos de vinilo antiguo y la voz sensual y jazzera de Glanta en el tema de The Third Eye Foundation (Matt Elliott, quien ha colaborado con Yann Tiersen y Thom Yorke, entre muchos otros), hasta el folk nostálgico y cargado de acoples de Flying Saucer Attack.

Desde la magia acústica y situacionista de Movietone (quienes graban los temas de océano en la playa misma, al norte de Inglaterra), al hip hop teñido de glitch de Hood con Dose One y Why de invitados, éstas son mixturas que parecen venir de otra galaxia. Más bien, de lo que empezó en Bristol años atrás, a la sombra del trip hop de Massive attack y Tricky, en una escapada sicodélica y avantgrade bastante radical. Todo ello distribuido en pequeñas dosis de singles en vinilo y fanzines fotocopiados, mientras el brit pop en decadencia aún se comía las portadas de medios como el NME y el Melody Maker.

A menudo catalogada de ambient rock, leftfield, post rock (lo que es insólito, ya que no se parece a mogwai en nada, ni tiene nada de rock tampoco), esta música minimalista y experimental en cuanto a texturas se queda tan sólo en ‘post’, o ‘avant’. Sin más.

Luego, en contrapartida a este movimiento británico – en vida desde mediados de los noventa hasta hoy (Deerhunter o Benoit Pioulard no son mera casualidad)-, en Estados Unidos, el sello discográfico Kranky ha sido un semillero de proyectos que nada tenían que ver con el grunge, en sus inicios, y poco con el indie rock. Acogiendo a bandas neosicodélicas inspiradas en nombres tan escondidos como Silver Apples o Popol Vuh, esta casa impulsó a bandas tan disímiles como Jessamine, Bowery Electric y Dissolve, y a proyectos más pegados como Stars of The Lid, Labradford y Flies Inside The Sun, más solistas como Tim Hecker. El shoegaze, el minimalismo, la impro, el noise, lo concreto, el pop, todo se funde en matices insospechados y novedosos.

Drop Nineteens y All Natural Lemon and Lime Flavors fueron una respuesta temprana de Estados Unidos al noise pop de la isla del otro lado del Atlántico.

Low corona el todo con un clásico a bajas revoluciones.