El canadiense Mac Demarco estará tocando el viernes 14 de marzo en la Ex Oz, a modo de inaugurar una nueva temporada de conciertos bajo el marco del Ciclo Converse S.U.E.N.A. En la siguiente entrada tratamos de predecir lo que nos espera de esta cita.

Un hombre de 23 años con la parada de Mac DeMarco no sería visto como buena junta por una mamá conservadora, y menos dejaría a su hija adolescente asistir a uno de sus shows después de repasar un puñado de entrevistas al músico. No hay que realizar grandes análisis a la personalidad de Mac para darse cuenta de la poca importancia que le da a la mayoría de las cosas. Es esto lo que lo convierte en un gozador de la vida, tocando para su público con un único compromiso: que todos lo pasen bien.

No sorprendería mucho que la primera fila terminase acostumbrándose al fuerte olor a cigarro emanado de su ropa, sucia y rasgada por su anterior dueño sino por el mismo DeMarco. Quizás esas mismas prendas terminen en manos de otra persona o algún otro lado distinto al de su propio cuerpo, o quizás no. Es probable que la primera fila sienta disgusto por el fuerte álito a alcohol que escaparía de entre sus dientes al cantar su tributo a los cigarros “Ode to Viceroy”, o quizás todo lo contrario.

Pero no crean quetodo  esto es algo malo: lo que Mac Demarco carece en buen aspecto, lo tiene en talento. El concierto que nos dará el próximo 14 de marzo promete dejar en todos un gran recuerdo de un gran músico; no cualquiera escapa de la bancarrota editando dos -y próximamente tres- discos usando la misma roñosa guitarra de 30 dólares que compró a los 16 años, pedaleras en descuento y una vida de libertinaje desenfrenado.

Rock & roll a la antigua pero a la vez totalmente contemporáneo es lo que interpreta con su banda, y si bien ha dicho en más de una ocasión que está un poco cansado de tocar los temazos de su segundo disco “2” (2012, Captured Tracks), no es de esperar una performance poco sólida. Su tercer disco ya tiene fecha destinada para abril de este año, así que no sería raro escuchar un adelanto de lo que DeMarco ha estado componiendo a solas en su departamento y que está pronto a lanzar. Hasta un cover de alguna de sus influencias como lo ha hecho con los Beatles y Weezer en ocasiones pasadas. Covers de bandas un poco menos vinculables como Tool o Limp Bizkit. Temas de su primera banda Makeout Videotape si nos despertamos con suerte. Cualquiera sea el plato que nos prepare para ese día, será un imperdible y que dará harto, harto que contar.