Continuamos con nuestra revisión de documentales destacados para la edición 2012 del Festival In-Edit Nescafé. Esta vez, Gabriel Pinto repasa Instrument, del connotado director Jem Cohen.

En un momento revelador de Instrument, Guy Piciotto, tras ser consultado sobre su visión de la música hardcore, responde lo siguiente: “El hardcore es una cosa viviente. Una cosa viviente que tiene avanzar siempre hacia delante”. En otro momento, en un registro de archivo de 1988, Picciotto canta desde un aro de básquetbol, colgado boca abajo.

Dirigido magistralmente por Jem Cohen, Instrument muestra el desarrollo de Fugazi a lo largo de diez años, a través una exhaustiva recopilación de material de archivo en la que bien caben grabaciones caseras, noticiarios escolares y los registros cercanos, casi familiares, que el propio Cohen juntó a lo largo de ese tiempo. Ahí es cuando Instrument se alza también como un trabajo de cine experimental, en el que todos los formatos se hacen presentes y el montaje cumple una función vital.

Instrument es mucho más que un simple documental sobre la historia de Fugazi. Es también un manifiesto anti MTV sobre la relación entre el cine (la imagen) y la música (el sonido), sobre la razón de ser del hardcore, su contexto político-social, y las sensaciones que crea en vivo.

Posiblemente, una copia de Instrument grabada en VHS esté en el fondo de un armario en este momento. No es necesario desempolvarla: verla en cine, es la mejor excusa para reencantarse no sólo con Fugazi, sino con el concepto de libertad artística. Posiblemente, la mejor pieza dirigida por Cohen y un imperdible de esta edición del Inedit-Nescafé.

Instrument se exhibe hoy sábado 8 de diciembre, por única vez, en el Centro GAM a las 17 horas.