Inbox es una selección de músicos de todas partes del mundo que nos enviaron su material a nuestra bandeja de correo o redes. Escríbenos a [email protected] Selección por Felipe Viedma.

Joy Oladokun

Una de las mejores voces que nos ha llegado al Inbox de Super 45 es la de la cantautora de Los Angeles Joy Oladokun, quien nos presenta “Poison”, el segundo single de su álbum debut Carrie, disco que vio la luz gracias a una exitosa campaña en Kickstarter que reunió la no despreciable suma de 30.000 dólares. Soul, pop, folk, roots rock: cuando nos topamos con talentos como éste, las etiquetas están de más.

Trazar

Trazar es el proyecto del chileno Sebastián Trazar y Radio cassette es su EP debut, que estrenó en febrero pasado. Sebastián comenzó a hacer música a los diez años: “empece a escribir canciones y las tocaba con un teclado viejo, grababa en una vieja radio cassette (de ahí el título del EP) y cantaba encima”.

Sorprende el nivel de producción y oficio plasmados en estas cuatro canciones, que para nada suenan como un debut.

V Pages

“I´ll stand” es el más reciente sencillo de V Pages, el nuevo proyecto del productor e ingeniero ganador de un premio Grammy Don Morley, escrito en colaboración con Colin MacIntyre de Field Stars, más el toque femenino en la voz de Miriam Massie. El single y su lado B, “Five pages”, fueron lanzados el 24 de junio pasado. En el curriculum de Morley figuran artistas de la talla de Amy Winehouse con Back to black (álbum por el que gano el Grammy), Adele, Grinderman, Underworld, Sting y varios otros.

Whitney Winston

Copas, cucharas, cuchillos y vasos son los sampleos que arman la percusión latintrónica en “Sujetame”, ejecutado por el proyecto del trasandino Ezequiel de la Parra, Whitney Winston. La canción fue grabada durante su mudanza de Buenos Aires a Santiago y salió de “jugar con un piano de los 70 comprado por Internet”.

Suburban Pets

El dúo chileno Suburban Pets, formado por Juan Ignacio Miranda y Sebastián Rojas, nos trae su disco debut Glass, grabado en habitaciones y departamentos siguiendo una estética lo-fi. Siete tracks cantados en inglés, con dosis de sicodelia y experimentación y donde todo ha sido realizado completamente a pulso, desde la portada hasta la edición y masterización del disco.