Anti-Pop Consortium (APC) vuelve a reclamar el trono que tras el fantástico Arrhytmia (2002) dejaron vacante. Y hoy, en un entorno plagado de nuevos electros, su inusual y pionera manera de hacer hip-hop aún suena refrescante después de una separación impensada y lamentable.

La reunión de APC en Fluorescent Black despierta sospechas pero también pasiones, que hasta el momento sólo habían sido calmadas por el trabajo paralelo de M. Sayyid, Earl Blaize, High Priest y sobre todo Beans, que ha facturado discos notables. Este último es quien lleva la batuta en cortes como “Reflections”,”The solution” y “Shine”, que parece sacada de Tragic Epilogue (2000), para muchos el mejor disco del cuarteto.

El característico pulso electrónico del grupo se acentúa en la impredecible “Volcano” y “NY to Tokyo”, donde comparten micrófono con Roots Manuva. Los sintes y revoluciones de “Capricorn Love” y “Dragunov” nos invitan a un baile fracturado, mientras que en “Timpani” y “End Game” explotan su lado más experimental. Negros, fluorescentes y en forma, no hay duda.

MP3: Anti-Pop Consortium – “Born electric”

VIDEO: Anti-Pop Consortium – “Volcano”