Sometimes I Wish We Were an Eagle posee texturas de cuerdas y un tempo pausado que engañan. Tras el universo en apariencia tranquilo de Bill Callahan se esconden una serie de elementos emotivos en el minimalismo de los arreglos. El cantautor oscila entre planos bucólicos y flotantes, más otros misteriosos. Lap steel y violines conforman los adornos principales para los arranques introspectivos del californiano, ahora radicado en Austin, Texas.

Callahan ha adquirido una madurez que dista de sus primeros intentos ligados al lo-fi más primitivo y nihilista. Pero, conserva una asombrosa capacidad para escribir canciones, admirada por sus pares de Yo La Tengo y Cat Power, y cercana a estas alturas a la exquisita vertiente compositiva de Kurt Wagner de Lambchop, con un rescate de elementos country a modo de forma y contexto. Luego de una historia sembrada de experimentos varios bajo su alias de Smog, transmutado en una versión más folk en (Smog), Callahan asume su propio nombre después de darse cuenta de su talento y de una timidez inicial.

Canciones como “Eid Ma Clack Shaw”, “Faith/ Void” y “Jim Cain” dan fe de un autor en pleno dominio de sus facultades. El hecho simbólico de haber puesto uno de los temas de Smog en un comercial protagonizado por Bob Dylan da cuenta, por una casualidad intencional, de la depuración del arte de letrista y compositor que ha adquirido Callahan. De la generación de Beck, ha sabido crear su propio estilo, expresado en total belleza en Sometimes I Wish We Were an Eagle, una de esas obras maestras que no se esperan, sólo llegan.

MP3: Bill Callahan – “Jim Cain”

VIDEO: Bill Callahan – “Faith / Void”