daftpunk.jpg

Aparecido en 1997

No son muchos los discos los que caen en la categoría de clásicos. Al menos, revisando la lista de los últimos 20 años, la tarea se hace difícil debido a la corta perspectiva histórica. Sin embargo, Homework (1997) de Daft Punk es, sin duda, uno de ellos. No es fácil reconocer con precisión las razones por las cuales algunos discos son de culto, pero Homework está rodeado de circunstancias muy identificables que, en su momento, le abrieron camino a lo más alto en plena era del rock.

Por esos años, Daft Punk era un dúo que tenía las cosas claras. Jamás se rindieron antes las pésimas críticas de la prensa musical francesa que los catalogó, después de su primera colaboración musical, como “a bunch of daft punk??? (algo así como “un montón de punk absurdo??? desde donde, claro está, sacaron su nombre definitivo) ni se tentaron con seguir la vida de dj`s que tenían en París. Lo suyo era innovar la escena de los ‘90 en Francia y hacer música electrónica que, de una vez por todas, no fuera una simplificada colaboración agregada al rock ni una mera opción a la hora de ir a bailar. Y lo lograron en 1997, tanto a nivel musical como a nivel estético-visual (basta echar un vistazo a los videos de los singles del disco para darse cuenta), porque los 16 tracks de Homework sepultaron una inmensidad de prejuicios de parte del mundo del rock (la “poca seriedad??? de la electrónica, entre otros) e hizo que resurgiera un fenómeno que ya se había dado con el Screamadelica (1991) de Primal Scream.

Homework está lleno de hits eclécticos, partiendo por ‘Revolution 909’, potente tema con un video memorable, siguiendo con ‘Da Funk’ y llegando a ‘Around The World’, el track más afamado del disco, ícono del house francés y citado por más de una banda a nivel mundial. La lista sigue con ‘Teachers’, donde se hacen explícitas sus influencias del mundo del funk, y continúa con ‘High Fidelity’ y ‘Burnin’, donde es notorio el estilo propio que compartían con otros músicos de la escena parisina (Dimitri from Paris, por ejemplo). Así, el dúo conformado por Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homen Christo supo dar un nuevo vuelco a las pistas de baile e hizo que todo el mundo respetara una propuesta fuera de lo común, vanguardista, inteligente y, lo más importante, de calidad. Un clásico con todas sus letras.