Si la música fuese una ciencia, Dan Deacon sería el ejemplo del científico loco que decidió focalizar su mente única hacia experimentos más convencionales, mientras que Carpark –el sello que lo ha cobijado en sus dos discos oficiales– sería algo así como el laboratorio profesional que le permite tener el acceso a una comunidad mayor. Porque de hacer explotar su pieza, Deacon pasó a iluminar toda una blogósfera.

Spiderman of the Rings (2007) ya fue una soberbia demostración de un talento que pocas veces se ve. Pero mientras esa fórmula parecía tener ripios en algunas ecuaciones, Bromst puede verse como el paso hacia algún descubrimiento mayor. Descrita por él mismo “más como una celebración que como una fiesta en sí misma”, su segunda entrega parece más cohesionada, reflexiva y sorprendente, sin perder un gramo de talento en el camino. Porque, aunque hablemos de madurez y seriedad, todavía estamos hablando de Dan Deacon.

En Bromst, las canciones (?) son bastante más largas, lo que les permite ir ganando en fuerza desde la calma, para terminar en un hermoso y elaborado caos. “Snookered” es tal vez el mejor ejemplo de esto. Y, ya que hablamos de ejemplos, Bromst puede ser la mejor demostración –empírica, si así lo quieren– de que todavía hay gente que juega con elementos, fórmulas y ecuaciones que el mundo de la música todavía no conoce. Sí, si esto fuese ciencia, de seguro habría más de un premio para Deacon a fin de año.

MP3: Dan Deacon – “Build voice”

VIDEO: Dan Deacon – “Woof woof” (en vivo)