El cuarto álbum de Gossip (sin contar un par de discos en vivo), es el primero editado bajo la plataforma de Columbia, luego de haber permanecido años en el sello Kill Rock Stars. Y sorprende desde el comienzo: su sonido es amigable, una mezcla entre rock y disco, matizado por una talentosa vocalista como Beth Ditto y una sección de ritmos de peso (¿podría ser de otra forma si tenemos voces tipo Diana Ross acompañadas de guitarras punk, y bajos facturados directamente para la pista de baile?).

Desde sus orígenes, la banda ha sido emparentada con los derechos de minorías sexuales, tras aparecer en revistas temáticas, como The Advocate. Si la canción “Standing in the way of control”, que le dio el título al disco anterior, fue un himno en discoteques en Estados Unidos -especialmente sus remezclas- en este disco, la amenaza del one hit wonder se ve superada de la mano de piezas mucho más elaboradas (mérito del productor Rick Rubin en este ítem) y temáticas profundas que hablan de sentirse solo frente al mundo, incomprendido o controlado.

El disco abre con la subversiva y letárgica “Diamestore diamond”, seguida de la franz ferdinandiana “Heavy cross”, épica a momentos. El himno generacional nihilista aparece con “Pop goes the world”, que saca los dientes electropunk y muestra por qué tienen tanta afinidad sonora con Le Tigre. Music for Men es un disco recomendable para todos quienes quieren escuchar un buen disco dance punk con contenido. Música calada, sin ser poco jugada. Bastante más de lo que sea habría esperado para el salto de una banda indie a un sello grande.

MP3: Gossip – “For keeps”

VIDEO: Gossip – “Heavy cross”