Mucho se ha hablado de la meticulosa, extensa y diversa revisión de la obra de Brian Wilson realizada por bandas que han mezclado, junto o por separado, diferentes facetas del músico californiano: desde la sicodelia technicolor de Smile a las melodías de pop satinado de Beach Boys, todo sintonizado con la exactitud casi obsesiva por lograr un sonido propio, nuevo y lo más perfecto posible. Así es como Animal Collective, Fleet Foxes o Grizzly Bear han escuchado a Wilson desde sus propios palcos para revestirse con su enorme genialidad y entender los códigos desde una perspectiva tan propia que no se repite entre ellos.

Dicho esto ya no importa pensar a qué suena Grizzly Bear en su nuevo disco Veckatimest. Con enorme ímpetu abren el disco con el pop experimental de “Two weeks” y dan por enterado que sólo queda disfrutar de delicados 10 temas que llenan los espacios con atmósferas y texturas provenientes de diversos espacios. Todo para acomodarse sin problemas en el reposo que proponen los de Brooklyn, aunando la melancolía con la dulzura, en una fórmula que ya habían probado en su excelente disco anterior Yellow House, dejando altas expectativas que ahora superan con creces.

Quizás el único pecado de Grizzly Bear es el extremo al que llevan la meticulosidad de su sonido. A veces parecen demasiado contenidos y reservándose para la concentración en la ejecución. En ”While You Wait For The Others” ese factor provoca una sensación de parquedad, pero sin dejar de lado un notable despliegue de sonidos. Por supuesto que ello no empaña el resultado de Veckatimest, quizás la obra más madura y completa que ha creado la banda en su carrera. La confirmación de que esa determinación por hacer canciones con autoridad y propiedad logra llevarlos, al fin, a la tierra de los consagrados.

MP3: Grizzly Bear – “Cheerleader”

VIDEO: Grizzly Bear – “Two weeks”