Bastaba darse una vuelta por los bares de Bellavista y escuchar el anticipo de los nuevos temas que Guiso realizó antes de su última gira a Brasil, para notar cómo venía la mano. Su disco homónimo no sólo es el más compacto y eléctrico de su discografía, sino un manifiesto que aúna varias declaraciones de principios. Un ejemplo es “Nunca lo verás”, en el que Perrosky canta “Ese amor que tira hacia atrás / ese amor se va”, la primera de las escasas frases que tiene la letra y el punto de partida a un riff fiestero post punk que parece no terminar nunca y da gusto por eso mismo.

De las ocho canciones que tiene el álbum, hay varias que funcionan como profecías autocumplidas. Por ejemplo, “Quiero querer”, donde Perrosky esboza con gracia la cacofonía “Quiero querer ser/más de lo que quise ayer” sobre unas guitarras dignas de Stooges y donde parece pletórico en su madurez como compositor; o en “Deja tu camino” que puede leerse como la perseverancia de Guiso por seguir su propia ruta, al fundar y mantener uno de los más reconocidos sellos independientes de la escena rockera nacional. Pero es en “Guiso” –una canción rescatada de los primeros tiempos de la banda- donde las voces se suceden como peldaños por una escalera hasta la cumbre. Por eso se entiende lo de“abre la boca y traga hasta los pies”: este es un guiso que sabe cada vez mejor.

MP3: Guiso – “Deja tu camino”

VIDEO: Guiso – “Guiso”