Bienvenidos al futuro. Vía Warp el joven Hudson Mohawke (hoy tiene 22 y dicen que a los 9 produjo su primer beat) entrega uno de los más elaborados, confusos y a la vez coherentes álbumes de electrónica y ¿hip-hop? de la temporada. De paso, encabeza tal vez sin querer el llamado movimiento wonkie, al agregar elementos del soul y funk digital a su sonido.

Butter es el disco más esperado por productores y oyentes de todo el mundo. Desde Polyfolk Dance (2009), el magnífico EP debut de Hud Mo para Warp, que se esperaba algo grande. Y Glaswegian Ross Birchard (su nombre real) no decepciona, es más, nos pone en aprietos al tratar de definir su estilo.

Los numerosos recursos de Butter muestran un furioso uso del sintetizador en “Trykk” y “Gluetooth”, e incursionan en el nuevo soul con la doble colaboración del incipiente cantante Olivier Daysoul en “Joy fantastic” y “Just decide”. Hasta Dam Funk colabora con el caos digital del de Glasgow en “Tell me what you want from me”. Este mayor acercamiento a la raíz negra lo diferencia de Bibio y su bello Ambivalence Avenue, acaso familia y rival de este álbum.

Hay piezas preciosas como “Star crackout” y “ZooO00oO0m”, donde el tratamiento por ordenador parece obra de arte, pero también nos encontramos con bosquejos como “Rising 5” y “No one could ever”, donde el novel Mohawke aún no sabe bien qué hacer, es más, claudica víctima del plugin. Son todos estos elementos los que hacen de Butter un disco al borde de la sobreproducción, pero poderoso en cuanto a su factura y lleno de múltiples recursos.

MP3: Hudson Mohawke – “No one could ever”

VIDEO: Hudson Mohawke – “ZooO00oO0m”