Jay Reatard tiene las cosas claras. Adolescentemente claras. Algunas semanas atrás, en su cuenta de Twitter, proclamaba lo siguiente: “Brooklyn, ¡quédate en silencio! La mayoría de tus bandas apestan y todos ustedes son unos wannabe”. Y tenga razón o no, lo cierto es que ese alegato teenager se traduce por completo en su nuevo disco, Watch Me Fall.

Reatard condensa acá rabia juvenil, urgencia púber y canciones de tres acordes rodeadas de un aura power-pop, con riffs contagiosos y estribillos alegres. Dejando a un lado el punk más ruidoso de su disco anterior – Blood Visions (In The Red, 2009) – Jay Reatard configura un disco en que el desencanto al llegar a la adultez (“Era todo un sueño / ¿y que se fue? / mi realidad”) dialoga con la angustia propia de un adolescente (“Mi negatividad tomó su lugar / me consume como a un hueso”).

Y ya que no se oculta en capas ruidosas, ni tras una parada experimental de dudosas pretensiones arty, como la de los aludidos en su twitteo (¿Wavves? ¿Japandroids? ¿No Age?), la verdad es que este discurso un tanto emo, suena más honesto y asertivo para realizar esa transición tan odiada hacia el ser adulto.

MP3: Jay Reatard – “There is no sun”

VIDEO: Jay Reatard – “It ain’t gonna save me”