Si nos remontamos a los días en que The Strokes sonaban en las radios día y noche, lo más destacable de su propuesta era la voz de Julian Casablancas: una frecuencia con exceso de testosterona y entonaciones mareadas. Y es precisamente ese elemento el que el cantante se llevó consigo durante los últimos años de ostracismo de la banda para sacarlo a flote en su primera aventura como solista, Phrazes For The Young. Basta comenzar a oír su creación 2009, para encontrarse con la inmensa gama de influencias británicas y neoyorquinas que acaparó The Strokes en el 2000.

Pero, esta vez, la cabeza del quinteto que despertó el garage rock en el mundo entero, retoma lo aprendido para mezclarlo con algunas influencias más complicadas de interpretar, pero a la vez más pulcras e inteligentes. En algunos temas como “4 Chord of acopalipse” hay una similitud en la forma en que transformaba el rock el legendario John Lennon. Sin embargo, luego retorna al pop, el que entre guitarras eléctricas y sintetizadores sutiles genera un trabajo encantador.

A pesar de las características anteriores, Phrazes… carece de creatividad. Por un lado, se siente en exceso que la voz de Casablancas también puede ser monótona y cansadora; por otro, y a pesar de que hace el intento, se perciben melodías que suenan a ritmos conocidos. Sus ocho canciones conjugan un trabajo profesional, pero que se ha quedado estancado en el mismo género. Quizás le hace falta explorar de verdad los nuevos desafíos para que estos hablen por sí solos y consoliden un talento en plena búsqueda de identidad.

MP3: Julian Casablancas – “Out of the blue”

VIDEO: Julian Casablanca – “11th dimension”