En medio de la sobrepoblación de bandas garajeras anunciadas en las carteleras musicales de Santiago, cuesta encontrar una capaz de sobresalir y cultivar influencias tan diversas como La Puta Marlon. Si sus primeros dos discos eran fieles homenajes a la tradición punk, el salto definitivo a un sonido propio y con matices aparece en El Infierno de Juan. De la mano de Carlos Cabezas -ex Electrodomésticos, y el mismo que trabajara un año atrás con Tío Lucho en Lo que ahora brilla putrefacto quedará…– las ocho canciones de este disco toman un camino que cruza del punk a la psicodelia, con evocaciones a otras bandas representativas del rock y jazz y se adhieren espontáneamente al espíritu excéntrico que el grupo se ha encargado de prensar en vivo.

La primera parte del disco se sitúa lejos del lugar común y saturado que conoce tradicionalmente el punk y lleva el sonido del cuarteto a las desoladas llanuras de psychobilly. El segundo track, “Escapando de la fama”, canción que introduce el beat más crudo, homenajea a los precursores andinos del punk en los ’60, Los Saicos, y en “Surfin Amazonas” también se encuentran algunas reminiscencias de la banda peruana, pero con añadiduras de Sumo y los Beach Boys.

Al final del disco, la banda cambia el pulso e introduce instrumentos de viento que dan un aire de melancolía, coherente con la precaria estabilidad del principio. En la penúltima canción, “Kreutzberger”, se escuchan vientos jazzeros soplados al puro estilo de John Zorn y, finalmente, en “Lee Van Cleef” el sonido bien podría acompañar a la doliente consumación de una leyenda, como lo fue la vida del poeta uruguayo Juan Carlos Onetti y su tan temido infierno, a quien seguramente dedican este disco, o al menos les sirvió como fuente de inspiración.

MP3: La Puta Marlon – “Surfin Amazonas”

VIDEO: La Puta Marlon – “Hitler” (en vivo)