Con tres hits internacionales en el bolsillo parecía que La Roux no necesitaba de un LP para ser una rock-star. Sin disco ni trayectoria ya tenía una fanaticada cuyo número y fidelidad es poco despreciable, y sin duda el lanzamiento de su álbum debut es más bien un gesto simbólico que una necesidad propiamente tal.

Las nuevas formas digitales de distribución en el mercado de la cultura no sólo permitieron que la diva inglesa pusiera sus creaciones electro-pop a disposición de la audiencia, que pudo escucharla y verla en sus videos al alcance del clic, sino que además le permitió posicionarse y ocupar un lugar importante en los rankings mundiales. Con esto me atrevo a decir que hoy La Roux es la encarnación de la muerte del LP; suena heavy-trash, pero es cierto.

Como bien señala Chris Anderson en su texto The Long Tail (que no explicaremos acá) no sólo es necesario que los costos de producción cultural desciendan y estén al alcance de la mano, como ocurre con la música y la producción ‘en el patio de mi casa’. Tampoco es suficiente para un impacto en el mercado que los medios de distribución se globalicen y se des-territorialicen como ocurre en Internet. Lo que realmente hace que el mercado se diversifique y crezca la oferta es cuando ésta se encuentra con la demanda. ¿Y cómo ocurre esa maravilla? Por filtros, como la página que está usted leyendo en este minuto o como en su blog personal. Las cosas se producen y están ahí, en la virtualidad de la red que tan felices nos hace. Pero para encontrarlas hay que saber buscar.

La Roux, como podrán adivinar, me la recomendó un amigo al cual también se la recomendó otro amigo, y hasta ahora ya había descargado siete de los temas que componen su primer LP. Bajo ese horizonte ¿era necesario que viniera Polydor a editar el álbum?. “In for the kill”, “Quicksand” y “Bulletproof” siguen exactamente igual de potentes y atractivas como se podían escuchar hace seis meses, y es que el dúo inglés ha sabido reinventar el sonido electroclash con una sofisticación a toda prueba.

Compuesto por Ben Langmaid en teclados y por Eleanor Jackson en la voz, La Roux tiene el revival ochentero con reminiscencias a Eurythmics o The Human League, pero también tiene la garra electrónica de Miss Kittin. Sin embargo lo que era una voice-machine en el electropop, con Elly Jackson es suavidad y melodrama. La melodía de cada tema no sólo atrapa y conmueve, sino que también remece e invita a bailar hasta morir. Destacan, aparte de los hits ya mencionados, “Tigerly”, “I’m not your toy” y “Fascination”, pero sobretodo una de las novedades del LP, “Reflections are protecions”.

MP3: La Roux – “Bulletproof”

VIDEO: La Roux – “In for the kill”