Perteneciente a la nueva camada de artistas femeninas, dentro de las cuales se cuenta a La Roux, Ladyhawke y Lady Gaga, la joven Dambe Christina Etty, mejor conocida como Little Boots, destaca por un pop sintético, vintage y con un aire naïve que fascina a la primera escucha. Como si Lykke Li se dedicara a la música disco, o alguna vocalista de Abba rejuveneciera veinte años.

Su carrera comenzó en el reality show británico Pop Idol, para luego conformar Dead Disco, banda indie rock con tintes electrónicos cuya estética remitía a apuestas hipster como The Ting Tings o Uh Huh Her. Sólo el año 2007, pasando del cabello oscuro al peinado platinado y retrocediendo cincuenta años en la historia de la moda, aparece Little Boots como su proyecto solista. Su música, si bien conserva los coros pegadizos y energizantes de su primera banda, ha perdido toda la violencia y la actitud punk para adentrarse en un viaje dulce y sofisticado, iluminado por luces de neón.

Hands es la apuesta por un pop retro-futurista, de buenas líricas y de melodías alucinantes. En muchos aspectos recuerda (intensamente) el álbum debut la noruega Annie, Anniemal (679 Recordings, 2005), tanto por los sintetizadores como por la dulzura hi-tech. “New in town” es el primer single pero “Remedy” se perfila como la mejor canción del disco, tanto por la fuerza del ritmo como por la destreza en la utilización de teclados superpuestos, demostrando toda la técnica que Little Boots maneja en términos musicales que quedó patentada en el show de Jools Holland el pasado 15 de mayo. Le siguen las brillantes “Earthquake”, “Stuck on repeat” y “Meddle”, destacando también la dance “Mathematics” y “Turn into my heart”, siguiendo de cerca los pasos de Goldfrapp.

MP3: Little Boots – “Earthquake”

VIDEO: Little Boots – “Remedy”