¿Logró el dancehall superar todos los prejuicios que caían sobre él? Pasado por un filtro intelectual y denso, como el caso del London Zoo de The Bug o bien, convirtiéndose en una herramienta contracultural, a la manera del Arular de M.I.A., se podría decir que sí. Pero en su faceta más tradicional, esa que solo tiene como fin único hacer bailar, recuperando los tópicos comunes de la música jamaicana – la marihuana, Babylon y el amor libre, por ejemplo -; el dancehall sigue siendo un género menospreciado, más aún cuando se continúa ligando al omnipresente reggaetón.

Decididos a reivindicar el dancehall, los cabecillas del sello Mad Decent, Diplo y Switch (bajo la identidad ficticia de Major Lazer) toman el toro por las astas y lanzan el excitante Guns Don’t Kill People… Lazers Do. Salpicando el disco con referencias al crunk, el baile funk y el electro, el dúo invita a un largo listado de MCs jamaicanos que le dan voz (e identidad) a este trabajo. Y la cruza entre ambos mundos no solo es refrescante, sino también fructífera: sentidos homenajes al reggae y el dub (“Cash flow”, “Can’t stop me mow”, “Baby”) se intercalan con hits inmediatos para la pista de baile (“Mary Jane”, “Keep it goin’ louder”, “Jump up”), dando como resultado un disco redondo y revitalizante.

Alejado de la sofisticación disco/new wave que sellos como DFA, Gomma o Modular le han impreso a la música bailable hoy por hoy, Guns… invita a ensuciar la mente y el cuerpo al momento de bailar. Que quede fuera de discusión de una vez: acá tenemos el mejor disco de música bailable del año.

MP3: Major Lazer – “Cash flow”

VIDEO: Major Lazer – “Hold the line”