Ponerle nombre a un proyecto nunca es fácil, ¿entonces por qué mejor no ponerle tres? Dayve Hawk, el ermitaño hombre tras esta confusión nominal, se ha hecho llamar Weird Tapes, Memory Cassette y Memory Tapes. Se quedó con el último -una combinación de los dos primeros- para lanzar su disco debut Seek Magic y por lo evocador del disco el mote le calza perfecto.

Establecidos en New Jersey pero fichados por los respetables Sincerely Yours suecos, Memory Tapes suena a algo que ya se escuchó antes. Esa combinación de beats, sintetizadores, voces aéreas con una fuerte dosis de bajos y guitarras con flanger parece al principio el eco de alguna fiesta hip donde Cut Copy era la novedad. Primera impresión que pasa muy rápido, y que está bien lejana a la realidad de Hawk. Autodescrito como un niño raro, que a sus 28 años no sabe manejar y no tiene teléfono, no escucha mucha música actual y no está para nada en onda con la escena DJ.

Desde ahí se entiende una cualidad extrañamente orgánica que sobresale en Seek Magic. Los bajos se toman el primer plano y si bien es el ritmo es rápido, los sintetizadores le dan un aire casi contemplativo. Con la aguda voz de Hawk arriba, es un disco de canciones más aptas para disfrutar cuesta abajo en bicicleta que bailando con la mirada perdida.

Abriendo con “Swimming field”, el disco parte suave en un eco de flangers entre los teclados. Y que dan el tono para lo que vendrá: canciones en apariencia simples, pero que no lo son tanto al escuchar como se entraman los arreglos. Lleno de sencillos, hay en Seek Magic un dominio claro del formato de las canciones. Como en el single “Bicycle” donde Hawk se manda un coro ascendente que pareciera quedar ahí, hasta que aparece un puente con un ensamblaje de voces casi épicas sobre una guitarra muy brit pop.

Esa misma cualidad se repite en muchas de las canciones del disco, y llega su clímax en la conmovedora “Plain Material.” Con un guitarreo distorsionado, Hawk parte cantando calmo la palabra “suicidio” hasta que parten los beats y entra el puente que dice “It was a beautiful dream/ Give it back to me now/ It is over,” con esa melancolía que tienen las canciones que suenan alegres pero que hablan de algo muy triste. Lo que no acaba ahí: de sopetón el tema se abre en un paraje de gritos distorsionados y una voz que dice monosílabos, transformándose de autocomplacencia en algo mucho más parecido a una revancha iluminada. “Give it back to me now.”

Weird Tapes no hubiese funcionado como nombre. Habría hablado de lo extraño que suena el mundo de Hawk, pero nada más. Memory Cassette algo diría de ese aire ochentero que cruza el disco, pero habría quedado en la nostalgia inútil. Memory Tapes le queda mucho mejor a Seek Magic. Captura ese tono melancólico, tan intrigante de Hawk en su esfuerzo casi claustrofóbico de un solo hombre que termina sonando libre y abierto a las posibilidades. Un acierto.

MP3: Memory Tapes – “Plain material”

VIDEO: Memory Tapes – “Bicycle”