Se trata de un estado de ánimo. De un momento que se extiende y que descansa en una silla de playa durante catorce canciones. O quizás es una sola gran canción que se pasea a través de lugares distintos,pero que lo hace con la misma mirada, con los ojos semi cerrados, como cuando miras el sol o las nubes en verano.

Después de escuchar el disco caí en la tentación de asociarlo al cine. Después de escuchar el disco varias veces, me di cuenta que tiene más que ver con esas filmaciones caseras en 8 milímetros. Con colores vívidos, con los recuerdos a flor de piel. Casi al punto de tocarlos con los dedos.

Humano pequeño es un disco ambiental. En el más amplio sentido de la palabra. Parece decirte a veces: ¿Te acuerdas de ese día, los dos sentados bajo la sombra? ¿Recuerdas cómo se llamaba esa playa y lo que me dijiste en esa playa? Las sensaciones se agolpan según pasan los temas. De ahí que el ejercicio de analizar cada canción me parezca de alguna manera un poco estéril.

Se trata de un estado de ánimo. Calmo, risueño a veces, melancólico en ocasiones. Como olas en el mar, unas amables, las otras más furiosas.¿Por qué la recurrencia del mar? No tengo mayor argumento. Alguna vez, conversando con el alter ego de Moreno, Giancarlo Landini, nos preguntamos lo mismo: ¿Por qué el disco parece evocar el el océano y la playa? No llegamos a una respuesta. Quizás no sea necesaria. Nada es necesario.

A miles de kilómetros de este nublado Santiago, debe existir alguna silla bañada por los rayos dorados del sol. Las canciones del disco y yo, le tenemos una insana envidia.

Descarga Humano pequeño aquí.

En Casa Joven también están disponibles para descargar los primeros registros de Álvaro Solar y Niño Invento, miembros actuales de Protistas.