Con una amplia trayectoria como artista visual y lead vocal en numerosas bandas como CHC, Los Mono, Van y Yaia, el camino en solitario era lo que venía faltando en la carrera de Andrea Ducci. Más conocida como Nea, desde el 2003 ha incursionado en la música primero como DJ, y luego como cantante, dejando impreso un sello sonoro propio que se hace patente tanto en la agrupación de Sebastián Silva, como en la colaboración que realizó en “Why” de Efectos Espaciales, que sin ninguna duda era la canción mejor lograda del disco de Pol (ex Compiuters).

A Lo Hecho, Pecho, producido por Cristóbal Carvajal (Holden), no sólo es un puñado de temas prolijos y sofisticados, sino que también implica una nueva visión sobre la utilización de la electrónica. Se trata de construir un lugar en donde los sintes y lo orgánico pueden convivir y potenciarse mutuamente. En ese sentido, los temas van más allá de una melodía acogedora; son también una atmósfera concreta que posee texturas materiales, llena de ruiditos y detalles estrechamente ligados a la labor de Ducci como artista visual, experta en el collage y en la sobreimpresión de sensaciones. El trabajo de capas es, incluso, el resultado de una búsqueda casi artesanal de sonidos y ritmos que tiene como resultado una música cercana, de una delicada belleza a la vez que de una sencillez inmediata.

“Me pilló volando bajo”, que incluye guitarras acústicas y permite prever el carácter folk de este disco electrónico (aunque suene contradictorio), posee la melodía más empalagosa del álbum, de modo que el ritmo en clave trote queda impregnado a la primera escucha y perfila al tema como el hit ideal para corear camino al trabajo. Esto hace que en general Nea esté más cercana a un pop sofisticado que a una apuesta hippie-trónica, como se ha querido ver su música. De hecho, y a diferencia de sus primeros demos, A Lo Hecho, Pecho es casi totalmente vocalizado, y en ese sentido extraña que la hermosa “Nexttwo” esté ausente del debut.

Siguen esa línea rítmica “Desvío” y “Me pasa”, de modo que en vez de relacionar a Nea directamente con Valentina Fel o Anita Tijoux, habría que encontrar en las huellas de su sonido recovecos mucho más antiguos. De hecho no sería atrevido pensar en Violeta Parra y sus melodías folk atrayentes, naïve y sobrecogedoras. Cuando entona “….Siento que debajo de la tierra estás esperándome…” logra poner la piel de gallina en un segundo, y es que la relación de Nea con el planeta Tierra y el mundo debe leerse por sobre la movida ecológica. Se trata de una relación más profunda y plástica, donde el arte está enraizado también en la vida misma y sería la forma que tiene Ducci de entender el mundo, embelleciéndolo.

El momento más estridente ocurre cuando Nea se aproxima a una versión latinoamericana de M.I.A., en “Amnesia”, insistiendo en la superposición de voces e incluyendo una percusión furiosa que invita a moverse desenfrenadamente. Pero incluso en este desajuste rítmico Nea sabe mantener el control de su sello característico que puede verse en forma más acabada en “Up and down” y en “Peligro”. Definitivamente un excelente debut como solista, que se perfila entre lo mejor del panorama local de este año.

MP3: Nea Ducci – “Amnesia”

VIDEO: Nea Ducci – “Me pilló volando bajo” (Sesión Tapiz)