Hace tres años circulaban por la red unas grabaciones caseras de Pete Doherty con su guitarra. “Arcady” es una de ellas y abre su debut Grace/Wasteland hablando de volver a lo más puro. Ahí el cantante se muestra transparente, desprendido y casi en estado de gracia; talentoso como no se le escuchaba desde Blinding EP (2006) de Babyshambles. Tiene sentido, entonces, que los críticos ingleses lo hayan nombrado como el vocero de su generación. En el álbum está ausente esa energía apabullante de la época de The Libertines, pero no por eso es menos empático y cercano.

El disco es versátil en términos de música y en los temas en los que Pete Doherty aparece como el hablante, en diferentes historias: de espectador del baile de Salomé que pide la cabeza de la bailarina Isadora Duncan en vez de la de San Juan en “Salomé”, de un hombre que subyuga a su mujer en “A Little Death Around The Eyes”, con la clásica atmósfera lúgubre de Pulp. Eso, hasta hablar de sí mismo, mostrándose más destartalado y apenado que en el resto del álbum con “Broken love song” y “Sweet By and By”, canción estilo charleston, con un piano juguetón y trompetas citando de alguna manera a “You Know My Name (Look Up The Number)” de Los Beatles. También los beats de “Last Of The English Roses”, que recuerdan a Gorillaz, pero apropiado a su estilo que mezcla siempre lo mejor del rock inglés. Pete Doherty, en medio del desastre que es su vida personal, es capaz de hacer florecer el talento que alguna vez lo transformó en el ídolo juvenil a principios de esta década, a través de un disco que no pudo tener un nombre más adecuado que Grace/Wasteland.

MP3: Pete Doherty – “New Love Grows on the Trees”

VIDEO: Pete Doherty – Last of the English Roses”