pj_wc_cover.jpg

Todo lo que has escuchado de PJ Harvey, su completa y mutante discografía anterior, viven lejos del territorio que pisa White Chalk. Extraño, porque se trata de un giro muy radical a lo que se podía esperar después de Uh Huh Her (2004), aunque nunca se le ha podido seguir la marcha a una artista de su talla y visceralidad.

Así como en la carátula, esta vieja letanía minimalista, acompañada de piano, con muy pocos elementos extra, parece ser la historia de una mujer de otro tiempo, solitaria, atacada por la culpa, enferma, viviendo sus últimos días. La lírica, en tanto, es frugal y críptica. A pesar de estar desprovisto de adornos en lo instrumental, su contenido emotivo es potente. Por lo mismo se hace pesado de escuchar sin una previa disposición al drama. Un claro ejemplo lo constituyen las líneas de ‘When Under Ether’ (The woman beside me/Is holding my hand/I point at the ceiling/She smiles so kind. Something’s inside me/Unborn and unblessed/Disappears in the ether/One world to the next), una de las mejores del disco.

En ‘Broken harp’ esta mujer se pregunta “Can you forgive me???? y, acompañada por un arpa, sigue esta plegaria que parece una sola canción de principio a fin, en distintos capítulos de alrededor de 3 minutos cada uno. ‘To talk to you’ comienza con “Holly mother I miss you??? en una especie de desgarrador llamado de auxilio. Hay bastante material para inventar una historia de locura y suicidio. Por ejemplo se puede ver el crimen en ‘The piano’ (“Hit her with a hammer???), la muerte sigue muy presente en ‘Before Departure’ y podemos adivinar que el “is flying??? en la canción final, ‘Mountain’, es la clave del suicidio. Todo esto PJ lo cuenta usando al máximo sus agudos y con desgarradores gritos que apoyan con astucia vocal la oscura aura de White Chalk.

Esta coherencia atmosférica-tétrica lo hace un trabajo interesante, tal vez sólo por la curiosidad de descifrar los quebradizos humores de la mente o para preguntarse por qué Harvey pide este silencio (nota: ‘Silence’ corresponde al track 7). Sea cualquiera el caso, se recomienda escuchar White Chalk con precaución.