En esta relación, él y ella parecían estar en otra. Zooey Deschanel pasó de chica de ensueño a una figura de tabloide cualquiera, aquejada de las desventuras de los famosos y protagonizar una exitosa sitcom (New girl). Matt Ward, por su parte, sacó un disco solista el año pasado (A wasteland companion), seguido de meses de gira. Pero contra todo pronóstico, la música del dúo se mantuvo fiel a lo que venían haciendo.

Fresco y dulce como los anteriores, contiene los arreglos perfectos y agradables de Ward y las segundas voces precisas de Deschanel. A lo que se suma una mezcla de soul, Olivia Newton-John y un homenaje evidente al -ahora caído en desgracia- gran Phil Spector.

Si antes sus letras citaban el flirteo y la conquista, la pasada de cuenta para She & Him se ve en que ahora es el tiempo de llorar. Volume III muestra a una Deschanel sin pudor como letrista: en “I could’ve been your girl” dice por ejemplo “If I could do it over I’d send you the pillow that I cry on” o bien titula una canción despechada “Never wanted your love”. Además, tenemos tres covers destacándose “Hold me, Kiss me, Thrill me” de Mel Carter (1965) con un romanticismo propio de la era previa a la irrupción del rock.

Al igual que en los Volumes previos, acá sigue destacando la agradable voz de Zooey Deschanel con varios registros y que parece divertirse y sufrir con la misma intensidad. Lo que parece reafirmar lo que muchos parecen estar pensando estos días: se le nota más consistente en la música que como actriz-celebridad.