La idea de lanzar un disco doble puede ser tanto un acto pretencioso como un suicidio comercial y mucho de ese espíritu arriesgado está presente en Communion, el quinto álbum que los suecos Soundtrack of Our Lives facturaron para “alegrar, confundir e iluminar a la próxima generación de seres humanos” (según lo escrito en su propia página web).

Sin embargo, dicha ampulosidad queda en un segundo plano al escuchar íntegramente ambos registros, marcados por hermosas melodías pop en la tradición de Arthur Lee & Love y su gran variedad de texturas, las que en piezas como “Universal stalker” y “RA 88” impregnan el sonido de detalles difíciles de apreciar con audífonos. La forma ideal de escuchar Communion es con grandes parlantes, para disfrutar sin mareos.

Ebbot Lundberg y cía. recogen los sonidos esenciales del rock clásico de los ’60, recordando a The Kinks e incluso al Pink Floyd de la era Syd Barrett, pero no con el fin de subrayar sus referencias, sino para hacer brillar la fuerza propia del sexteto. En esa línea aparecen estupendas piezas como el cover de Nick Drake, “Fly”, que logra transformarse en un poderoso llamado a la reflexión.

El hilo conductor que une a las 24 canciones de Communion no tiene que ver con un ritmo en las canciones o con su sonoridad, sino con su imaginario lírico sintetizado en la portada, la que impacta a primeras con la imagen de una relamida y feliz pareja publicitaria. Una ironía que se completa al escuchar a TSOOL hablar sobre las ilusiones que el hombre se crea en la cultura de masas, y las esperanzas que se pueden encontrar. Un acierto de nuestros tiempos.

MP3: Soundtrack Of Our Lives – “Flipside”

VIDEO: Soundtrack Of Our Lives – “Without warning”