Es inevitable. Llámesele fatalismo, pero todo rastro nuestro dejado en el ciberespacio rondará por más tiempo de lo que dicta la sensatez. Como chatarra espacial, nuestros Spútniks y estaciones espaciales en derrumbe serán los currículums de gente muerta, las fotos de cándidas fashionistas retratándose en el espejo del baño y los rimbombantes nombres con lo que denominamos a los ubicuos new flavor of the month. El chillwave, ese género tan 2010 que a falta de mejor definición deberá entenderse como perillas sin presupuesto con vocación shoegazer, será otro de esos cadáveres que no se reciclarán nunca.

Por eso que el disco debut del nativo de Carolina del Sur, Chaz Bundick llamado Causers of this (Carpark, 2010) haya sido metido que en el mismo saco que Memory Tapes y Washed Out, no dice nada. Porque como reseñamos en el Ranking Alternativo 2010, todas las dudas sobre él deberían disiparse en su nuevo trabajo. Y Underneath the pine, el segundo disco de su proyecto Toro y Moi, es simplemente la confirmación de que en Bundick confluye eso tan raro que es una sensibilidad por las texturas, una dimensión especial y la vocación irrestricta por las melodías.

Todo eso bajo la lupa de un buen hijo de vecino que lleva haciendo música en su casa por más de 10 años, en un estado norteamericano que sólo aparece en las noticias cuando llega la hora de reírse. Underneath the pine tiene ese candor de secreto de subterráneo, que combina por partes iguales la inteligencia rítmica de Stereolab y el reverb de Cocteau Twins en un ambiente disco am de los setentas, donde las guitarras son lo único indie en la mezcla.

Underneath the pine es un álbum tranquilo que da espacio a sus singles, para que sobresalgan de a poco. Una vez identificados, quedan como lo mejor del oficio de Toro y Moi: con su funk lánguido, “New beat”, “Know how” y “Still Sound”, deben estar dentro de lo más sobresaliente de la categoría desde el Before today (4AD, 2010) de Ariel Pink’s Haunted Graffiti. Un disco consagratorio.

Encuéntralo en Tienda Sonar en formato CD ($ 12.900) y vinilo (15.900). Tienda Sonar está en Paseo Las Palmas, local 017, Providencia