La música de Andy Cabic, en general, suele ser menos compleja que los flirteos cacofónicos de los proyectos de su mejor amigo y compinche Devendra Banhart. Mientras Banhart evoca psicodelia de hippie con Blackberry, lo de Cabic siempre ha parecido muchísimo menos ambicioso aunque no por ello menos ingenuo.

Tight Knit es la primera entrega de Vetiver para Sub Pop, lo que no parece ser coincidencia con las primeras pasadas del disco, que suenan como The Shins grabando un domingo de poca inspiración. Con el correr de los minutos, el disco se muestra como una apuesta luminosa, feliz si se quiere, de un músico que parece haber vuelto a recoger aquellas cosas que dejó en el camino de la experimentación. “Down from above” y “At forest edge” son los puntos más altos del disco, donde da la impresión que Cabic sale del personaje y trata de explorar más allá de la canción de Starbucks.

Canciones como “Everyday” son una clara muestra de la ambición de Cabic por llevar el mensaje pueril de sus canciones no muy lejos de la orilla, sin arriesgar demasiado. Efectivamente, después de los primeros segundos de “Everyday”, dan ganas de desconectarse los audífonos del computador de la oficina, soltarse la corbata, sacarse los zapatos y salir corriendo feliz. Es el mismo problema que tiene este disco de Vetiver: un entusiasmo algo pueril e inocente que sólo a ratos propone algo más interesante que guitarrear en una fogata y creer que la felicidad se trata de un estado de ánimo californiano.

MP3: Vetiver – “Another reason to go”

VIDEO: Vetiver – “Everyday”