Entre cuatro paredes uno suele pasar gran parte de la adolescencia, ensimismado con sus mundos personales y los sueños de realización. Encerrados con chicas de papel y discos que jamás se olvidarán en nuestras cabezas. Entre cuatro paredes puedes crear un universo de intimidad.

Y entre cuatro paredes fue que surgió esta maravilla de debut de los escoceses We Were Promised Jetpacks. Un novel cuarteto de Edimburgo que, a través de su sitio en MySpace, fue descubierto por Fat Cat al andar intruseando los contactos de sus compatriotas Frightened Rabbit. Fue así como los escucharon y ficharon al poco tiempo, al caer en cuenta del potencial que mostraban.

Con atisbos de raíces punk, pasando por el pop y el emo tradicional americano, estos chicos la rompen desde un comienzo con una potencia deslumbradora y emotiva. Indie rock de grueso calibre que los puede asimilar o más bien referenciar hoy en día a lo que hacen The Twilight Sad y The Editors (por el timbre de su vocalista Adam Thompson), pero con un grado de contundencia y estremecimiento mucho mayor.

Este disco contagia con la energía que desprende y la furia mostrada, sin ser metaleros a lo Phil Anselmo ni Jonathan Davis, sino simples muchachos con ganas de hacer rock potente. El uso de crescendos que dan el toque de tensión justo para pasar de un estado de frustración contenida hasta reventarla con ganas. Indiscutiblemente uno de los aciertos del presente y merecedor sin asco a ser uno de los discos del año. Hazte un favor y conoce cómo suena el verdadero indie rock en estos tiempos.

MP3: We Were Promised Jetpacks – “It’s thunder and it’s lightning”

VIDEO: We Were Promised Jetpacks – “Quiet little voices”