Lo que la carátula de It’s Frightening da a entender es el enfrentamiento entre un baterista y un pianista. Un duelo instrumental que, en el disco, empieza inmediatamente después de las risas tenebrosas de los integrantes: “Percusion gun” y “Rudie fails” son dos golpes directos y certeros, con una batería que suena a tambor tribal, y un piano de Stephen Patterson que ahoga el sonido haciéndolo más reverberante. Un comienzo a pura actitud punk redefinida por los arreglos metálicos de Daniel Britt, vocalista de Spoon, y productor de este álbum.

En la mitad del disco, emerge la excelente “Company I keep” donde la banda exhibe un costado mucho más vulnerable: “I admit this association’s bleak/ the company I keep”, una señal que recuerda que, no por nada, White Rabbits comparte sello con Radiohead. En las últimas canciones, la voz de Patterson se escucha más trémula, pero los instrumentos -y las dos baterías- se tocan más fluidamente. El resultado es otra prueba más que auspiciosa para ser la segunda aventura de unos estudiantes universitarios.

MP3: White Rabbits – “Company I keep”

VIDEO: White Rabbits – “Percussion gun”