Esta película se llama “El día que Karen O olvidó el rock and roll” y es un thriller, por momentos, aterrador. Es que en su tercer LP, It’s Blitz, Yeah Yeah Yeahs disminuyó las guitarras a su mínima expresión y dio lugar a arreglos llenos de teclados y sintetizadores. Y, aunque muchos puedan catalogarlo como un disco bailable, tampoco es un candy para el dancefloor.

El álbum tiene canciones muy malas como el olvidable single “Zero”, baladas rescatables como “Little Shadow” y otros temas notables como “Dull life” o “Hysteric”, en definitiva, un ramillete bastante irregular. El cambio de dirección en la banda es tan radical, que tienen a la crítica y a los fanáticos buscando explicaciones y trazando líneas sobre su futuro. Por ahí, no es necesario hacer tanto caldo de cabeza. Tan sólo aplicar tijeras a todos los temas olvidables del disco y quedarse con lo bueno.

MP3: Yeah Yeah Yeahs – “Dull Life”

VIDEO: Yeah Yeah Yeahs – “Zero”