En estos días sale a la venta una nueva edición de Gustavo Lamas a través del sello Casa del Puente Discos. Mareo es el séptimo trabajo del productor electrónico que ya cuenta en su haber con ediciones internacionales en Kompakt, Traum y Onitor. En Argentina, fue editado por el iniciático sello Fragil (Plural) y más tarde por Indice (Brotes).

Según la gacetilla de presentación, “Mareo refleja su costado más orientado a la pista de baile, una faceta que ha desarrollado en los últimos años con la idea de hacer música con ritmo, pero que a la vez tenga viaje y sensibilidad pop”.

El disco fue mezclado junto a la joven promesa (¡joven de verdad!) de la electrónica de Buenos Aires: Ismael Pinkler.

Sin escucharlo (¡soy el Tu Sam *1 del blog!) adivino un Lamas que, luego de un año de muchas presentaciones en clubes *2, se mostrará más suelto de cuerpo a la hora de elegir ritmos como el house para sus tracks. Pero, y aquí siempre está lo bueno de este muchacho, que tampoco dejará a un costado su gran criterio y buen gusto para la selección de samplers, elegidos gracias a un background musical que va del dub, pasa por el soul, se detiene en el rock nacional y continúa su camino por la electrónica de Colonia.

Como si esto fuera poco, hace un tiempo Lamas remixó “Partir y Renunciar”, canción del disco Cara de Rosario Bléfari. El remix fue incluido en “4 Woman No Cry”, editado por el sello alemán Monika Entrerprise.

En el site de Casa del Puente ya se puede escuchar el track Conglomerados.

En este fotolog podrán conocer más de las preferencias musicales de Gustavo Lamas. Su web oficial es esta

*1. Tu Sam es un ilusionista e hipnotizador argentino muy popular por realizar proezas como quedarse encerrado en un cajón sellado con agua por mucho tiempo, entre otras hazañas. Más allá de estas habilidades, al hombre le llegó su hora, pero por suerte ha dejado su legado en su hijo, Leonardo, quien sigue poniéndole el cuerpo a pruebas en la que su vida corre peligro. Hasta el año pasado se lo pudo ver con frecuencia en el programa de Marcelo Tinelli. Por otra parte, sugiero que este blog tenga una sección en la que adivinemos como será un disco antes que sea escuchado.

*2. ¿Existe el concepto de club en Buenos Aires (cambie por Santiago si así lo desea)? ¿Puede funcionar un pequeño lugar en el que la gente se congregue a bailar y disfrutar de un estilo de música electrónica particular?
En el 2005, el lugar que lo logró fue Club Mínimo. Ubicado en el espacio más pequeño de Niceto y gracias al esfuerzo de su productor Andii el lugar le abrió las puertas al minimal como género captando artistas de Buenos Aires (Fresco, Lamas, entre otros), provincias argentinas (Franco Cinelli) e incluso internacionales (A. Bucci y Matias Aguayo). En este espacio, y seguramente en otros, se instaló la idea de la vuelta al club como un lugar en el que gente afín comparte un estilo de música que le gusta escuchar y bailar. Una idea muy alejada del concepto de fiesta electrónica masiva y sponsoreada, que últimamente los medios están poniendo en el tapate por su “vinculación directa con el consumo de éxtasis” (lo mejor de esto es el uso indiscriminado de la caduca palabra RAVE y lo peor, un informe escandaloso de Canal 9 en el que directamente se muestra a chicos tomando cocaína en el baño de una fiesta), pero también distanciada de cualquier capricho esnob. Como cuando eramos chicos, al club vamos a pasarla bien. Y eso, por suerte, seguirá pasando este año en el Club M. Ya iremos informando de las nuevas fechas para que si andan por aquí, se den una vueltita.

Tarea para el hogar:
1 – Escuchar el disco de Lamas para seguir hablando de él.
2 – Hablar con Lamas para que me cuente de dónde sale el arte de tapa del disco.