#YoEscucho es una sección en la que conversamos sobre las canciones y discos que, por estos días, están en los auriculares de los artistas que están haciendo cosas interesantes.

Armisticio, proyecto musical de Matías Soto, estrenó hace un par de semanas un nuevo sencillo llamado “Terminales”. En ese contexto lo invitamos a esta sección: “Esto es una pequeña selección (muy ecléctica y sin relación aparente) de música que he estado escuchando durante este último tiempo”

Ryoji Ikeda – Dataplex

Hace un par de dias, indagando en técnicas de producción glitch, me reencuentro con este álbum. Si bien tuve la oportunidad de escuchar esta obra un tiempo atrás, creo que ha reaparecido en el momento indicado para una mejor apreciación por mi parte. Cada frecuencia entra como un golpe profundo a distintas secciones del tímpano (un álbum al cual felizmente le permito hacer eso con mi audición).

Plone – Plock

Trío inglés de música experimental formado en los años 90 y disuelto poco después. Pertenecientes al sello discográfico WARP Records y relacionados a bandas como Broadcast y Pram.

PMD – Bullet Chants

Proyecto del contemporáneo Joaquín Martinez, proveniente de la Región de Valparaíso. Sin profundizar mucho, PMD tocó profundamente mi corazón por su relación con ciertos elementos del mundo digital e influencias culturales. Tuve el agrado de participar en la masterización de este álbum.

Machine Girl – GEMINI

Sobre este proyecto no tengo mucha información extramusical, y no creo que sea coincidencia.

JPEGMAFIA – Veteran

Un excelente álbum de Hip-Hop experimental por parte de Barrington DeVaughn, mas conocido como JPEGMAFIA. Originario de Maryland, Estados Unidos. Aquí la abstracta producción de cada beat toma protagonismo total. Una gran contribución a lo ya establecido dentro del mundo de las rimas.

Otomo Yoshihide – Anode

Prominente compositor y Multi-instrumentista Japones. Dentro de la interminable discografia de Otomo, también conocido por su proyecto Ground Zero, me hallo en Anode. Este álbum es una formidable experiencia sonora para desligarnos de todo ambiente e introducirnos de lleno en el cuasi ruido blanco generado por indistinguibles capas de frenética instrumentación y fenómenos auditivos que derivan en una serie de comprobaciones individuales del tipo percusión. Muy recomendado.

Bonus: Katamari – LOVEMIN (Touch My Katamari OST)